Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

ArteBA 2015 tuvo un nuevo récord de 80 mil visitantes

(CABA) La 24ª edición de la feria de arte contemporáneo ArteBA cerró sus puertas ayer tras cuatro intensos días con grandes números asombrosos en cuanto a convocatoria –fue visitada por más de 80 mil personas– y un récord de adquisiciones por parte de museos e instituciones. Tiempo Argentino la recorrió entre damas envueltas en enormes pashminas y caballeros de peinados geométricos, y conoció las joyas que guardan las galerías de 20...

(CABA) La 24ª edición de la feria de arte contemporáneo ArteBA cerró sus puertas ayer tras cuatro intensos días con grandes números asombrosos en cuanto a convocatoria –fue visitada por más de 80 mil personas– y un récord de adquisiciones por parte de museos e instituciones. Tiempo Argentino la recorrió entre damas envueltas en enormes pashminas y caballeros de peinados geométricos, y conoció las joyas que guardan las galerías de 20 ciudades del mundo.

Un buen ejemplo de la evolución de ArteBA es el crecimiento de las paredes. Eso es lo más gráfico porque en las primeras ediciones había panelería de fórmica de dos metros. Hoy miden 3,60.” El arte contemporáneo es la gran estrella de ArteBA y por fin se dieron cuenta. El detalle lo aportó Orly Benzacar, hija de la reconocida galerista Ruth Benzacar. “Evolucionó en la buena dirección –agregó–, entendiendo los cambios de paradigmas y las necesidades. Creo que ArteBA ha venido a ocupar un lugar esencial en la escena porteña porque tiene un efecto democratizador”.

Es una apertura para todo el mundo, en un imaginario irreal que dicta que el arte está asociado a una élite; el hecho de que esté en un predio ferial donde también se hace la Exposición Rural y ferias de mascotas la pone al alcance de más gente.” Y elogió una obra de su propio stand: la pieza de Adrián Villarrojas, “el artista más exitoso que tiene la Argentina en el mundo y con una master piece exclusiva de nuestra galería“. La recomendación de Tiempo también estuvo en el stand de Benzacar y es tal vez una de las apuestas más sutiles de la feria: los cuadros de puro vidrio con los que Eduardo Basualdo inmortalizó la muerte de tres palomas.

Algo más de 80 stands fueron parte de la feria que, por su antigüedad e importancia, muchas veces es confundida con una bienal. Y hasta cumple muchas de sus funciones. No obstante, los espacios ofrecidos a las galerías son pagos, por lo tanto, también lo fue la entrada: 120 pesos.

arte ba2

Desde el mediodía del miércoles hasta ayer mismo se sucedieron las compras institucionales dentro de la feria, como la que donó por 25 mil dólares Citi al Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba): la instalación El tesoro marginal de Mamablanca-Grupo de familia, una pieza de 1980 de la artista platense Graciela Gutiérrez Marx (de la galería Document Art). “Es la primera pieza de arte correo que adquiere el Malba para su colección permanente“, explicó la coordinadora de Comunicación del museo, Guadalupe Requena. La Tate Gallery de Londres también adquirió una obra de la artista nacida en La Plata.

Asimismo, en esta edición de ArteBA, el museo MAR, inaugurado en 2013 en Mar del Plata, inició formalmente su colección con la compra de una obra de Luciana Lamothe, Prueba de tensión.

Por su parte, La Rural incorporó a su colección permanente cinco obras de artistas contemporáneos locales: un óleo de Juan B Q. (de la galería Nora Fisch), un acrílico de Gabriel Chaile (galería Zavaleta Lab), otro de Máximo Pedraza (Miau Miau Estudio), una fotografía calada de Marcela Sinclair, (galería Mite) y un óleo del artista José Luis Landet (Document Art Gallery), seleccionadas por un comité integrado por Máximo Jacoby, Victoria Verlichak y Juan Pablo Maglier.

Ha sido una edición histórica. Tuvimos récord de compras institucionales y 13 museos, cinco de ellos internacionales, sumaron obras para su patrimonio permanente“, detalló Julia Converti, gerenta general de ArteBA Fundación, y estableció un contrapunto entre las tendencias que marcaron las adquisiciones de este año: por un lado, obras históricas de los años ’70 y, por el otro, trabajos de artistas jóvenes con carreras ya instaladas pero incipientes.

Comentarios

Ingresa tu comentario