Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

Arreglaron el muro vandalizado en la Lugones

Alambrado roto.

La pared de la avenida Lugones fue destruida por actos de vandalismos el mes pasado. El Gobierno de la Ciudad realizó las reparaciones necesarias y reconstruyó el alambrado roto.

avenida lugones

(CABA) Ya está arreglado el paredón de la avenida Lugones que fue vandalizado hace un mes. La pared de tres kilómetros fue pintada nuevamente de verde y el cerco, que había sido cortado en unos tramos, fue reparado por completo.

Hace un mes, en un nuevo acto de vandalismo, amaneció destrozado el alambrado metálico y los postes de hormigón que cubrían el paredón que separa la avenida Lugones de la cancha de River.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires había instalado este cerco para evitar las constantes pintadas que arruinan esta pared de tres kilómetros de extensión.

El paredón, que debe ser re pintado cada dos meses para tapar las inscripciones políticas, tiene unos tres kilómetros y se extiende hasta el cruce de las avenidas Lugones y Sarmiento.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad había resuelto instalar un alambrado de dos metros de altura sostenido por postes de hormigón para reducir la cantidad de pintadas, pero a mediados de febrero los postes que lo sostenían aparecieron arrancados y tirados en el piso. El alambrado fue desprendido de la pared, por tramos y apareció roto o enrollado en el suelo. La pared, que es verde, había sido pintada de blanco y sobre ella aparecieron nuevas pintadas políticas.

Además del cerco, se proyecta sembrar una línea de árboles, paralela al paredón, para disuadir el vandalismo. “Estamos luchando contra el vandalismo con medidas de fondo. En este sentido, el alambrado sobre el paredón de la Av. Lugones es una acción que busca desalentar el uso indebido del paredón para pintadas ilegales. La destrucción del alambrado demuestra que la medida es efectiva. En este caso, además, sumamos la prevención y con el apoyo de las cámaras de la empresa AUSA y de la Policía Metropolitana, logramos detener a los responsables”, señaló Rodrigo Silvosa, subsecretario de Mantenimiento de Espacio Público del Ministerio.

Para borrar las pintadas, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tuvo que pintar el paredón, que tiene entre tres y cuatro metros de altura.

Comentarios

Ingresa tu comentario