Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Portabilidad numérica: el 15 de marzo se implementará en la Ciudad

  Se estima que un millón y medio de personas en todo el país tomarán la decisión de migrar de compañía con su viejo número de teléfono: cerca de un 3% de los 53 millones de celulares que hay en Argentina (el 60% es prepago, se carga con tarjeta). Fuentes del sector señalan, además, que se espera un promedio de 150.000 pases mensuales, niveles similares a los que se registraron...

 

Se estima que un millón y medio de personas en todo el país tomarán la decisión de migrar de compañía con su viejo número de teléfono: cerca de un 3% de los 53 millones de celulares que hay en Argentina (el 60% es prepago, se carga con tarjeta).

Fuentes del sector señalan, además, que se espera un promedio de 150.000 pases mensuales, niveles similares a los que se registraron en países de la región donde ya se implementó esta medida, como por ejemplo Chile.

Pero en las empresas minimizan la cuestión: dicen que como la telefonía celular ya es un mercado dinámico y competitivo están acostumbrados a los “pases” porque, explican, aún sin la portabilidad cada año miles de usuarios se cambian de operador.

Sin embargo, para el experto en telecomunicaciones Enrique Carrier, de Carrier y Asociados, en los primeros meses habrá una suerte de “boom”: “Porque hay una demanda reprimida de consumidores que están esperando cambiarse de empresa sin perder su número. Luego, seguramente, se estabilizará”.

De acuerdo con un sondeo de Carrier y Asociados, el 21% de los usuarios quiere pasarse a otra compañía, aunque la mitad todavía no sabe a cuál. “El 10% del total de usuarios estaría en etapa de contemplación –afirma Carrier–, donde el cambio de prestador es una posibilidad, pero aún no está el ánimo para realizarlo”. En cambio, el 11% tiene intención de cambio y ya identificó su proveedor.

¿Quiénes demostrarán más interés por el cambio? La encuesta de Carrier dice que serán los jóvenes y los adultos de alto poder adquisitivo.

Son los segmentos que hacen un uso intensivo del celular.

Horacio Bersten, coordinador jurídico de la Unión de Usuarios y Consumidores asegura que también los sectores de menores recursos están esperando este momento. “Sin portabilidad había cautividad del usuario porque nadie podía perder sus contactos: desde un plomero, un albañil hasta la empleada doméstica hoy tienen y necesitan su celular porque ha reemplazado al teléfono fijo. Sin portabilidad había una fidelidad obligada impuesta por los prestadores”. Pero no todos podrán cambiarse. Los que compran aparatos en cuotas con abono, quedan atados a la compañía hasta la última cuota.

“Hace mucho tiempo que venimos discutiendo este tema que es de sentido común: el número de teléfono es nuestro”, afirma Sandra González, titular de ADECUA (Asociación de Consumidores y Usuarios de la Argentina). “Ahora los consumidores nos tenemos que informar bien sobre las propuestas. Y todo esto va a favorecer que las compañías empiecen a mejorar el tema precios y calidad de la atención”, contó. “Vamos a hacer un seguimiento permanente del sistema, y esperamos que se cumpla como corresponda”, reclama González.

Lo cierto es que la artillería publicitaria de las compañías se va a intensificar en los medios, en la web, en las redes sociales y en la calle con afiches y el regreso de promotores que tentarán a la gente a cambiar de prestador. Se hablará de tecnología 4G, mejores aparatos, descuentos en espectáculos, llamadas sin costo de por vida, música para bajar gratis y –es de esperar– de algo que a los consumidores les vendrá muy bien: herramientas para entender más lo que se cobra y mejor atención en los call centers.

A esta altura, la pregunta que muchos se hacen es si todo esto traerá una baja de tarifas. No está claro porque los precios son dinámicos, hay una enorme variedad de planes y pocos pagan lo mismo por el servicio. Pero sí es cierto que la medida acelerará la competencia.

Carrier dice que en todos los países en los que se implementó la portabilidad hubo una baja de tarifas, que cada usuario podrá dimensionar de acuerdo al pack de servicios que contrata. “Si antes por $ 100 tenía 100 minutos para hablar y 10 mensajes de texto, es probable que en adelante consiga 150 minutos, 150 SMS y lo demás”, dice. Bersten apunta que en Chile, donde el sistema arrancó en enero, las tarifas bajaron un 20%.

“¿Si los precios pueden bajar? El consumidor lo va a buscar”, dice Fernando del Río, director de Mercado Masivo de Claro. “El consumidor va a estar más libre –explica– más agresivo, al ataque y a la búsqueda y seguramente va a preguntar más, se va a interiorizar más acerca de la oferta de cada prestador. Para nosotros es un relanzamiento: fidelizar a los que ya eligieron a la empresa y salir a ganar nuevos adeptos.

Esa es también la meta de trabajo del resto de los operadores. En Movistar, por ejemplo, dicen que están confiados en los beneficios que brinda la Comunidad Movistar y prometen “seguir sorprendiendo” con productos y servicios de innovación, tanto para sus clientes como para los que se quieran sumar.

Y en Personal detallan: “Aumentar los puntos de venta y los centros de atención, oferta de terminales, servicios innovadores y el programa Club Personal, que ya posee más de 5 millones de socios, con beneficios, descuentos y premios por acumulación de puntos”, informa Ignacio Nores, director de Marketing de Personal.

Comentarios

Ingresa tu comentario