Arranca el 15° Festival Internacional de Cuentacuentos: Palabras más, palabras menos

Arranca el 15° Festival Internacional de Cuentacuentos: Palabras más, palabras menos

(PBA) Las narraciones crean mundos que pretenden ser espejos del mundo real. El rizoma tecnológico –ramificaciones que van de redes sociales como Facebook y Twitter a mensajes de texto y audio– podría ser hoy la reencarnación compleja del sultán Sharyar, señor y verdugo de Sherezade, la gran contadora de historias. Pero si cunde la percepción “apocalíptica” de un presente cuya realidad se vuelve imposible de capturar, los narradores ponen los cuerpos, palabras y diversos imaginarios al servicio del 15° Festival Internacional de Cuentacuentos y nuevas tendencias Palabras más, palabras menos, que comienza hoy a las 19 en el teatro Del Pasillo (Colombres 35) con una conferencia de Jorge Dubatti. A las 21 se realizará la apertura con invitados extranjeros: Pepa Robles Ortega (Murcia, España), Paula Carballeira (Santiago de Compostela, España), Ana Griott (León, España), Marco Flecha (Paraguay-España) y el grupo Chilecuenta. El festival, que se extenderá hasta el sábado 17 en sedes de la ciudad y Temperley, Lomas de Zamora y Monte Grande, incluye espectáculos de narración, talleres, mesas de debate y narración en ámbitos donde la narración oral casi nunca llega. Diana Tarnofky hará una intervención en la cooperativa gráfica La voz de la mujer, de la Asamblea de Mujeres del MTD Lucha y Libertad de la Villa 20 (Lugano). María Héguiz dará una función en el instituto de menores Malvinas Argentinas en Pablo Nogués.

La actriz y narradora oral Gabriela Aguad, directora del encuentro organizado por la asociación civil Artes Escénicas, subraya que la narración oral es un arte escénica en expansión y profesionalización. “Sostener la atención del espectador en estos tiempos es complicado”, reconoce. “Obviamente que un niño tiene menos concentración que un adulto. Pero el adulto está atravesado por la tecnología, que hace que su atención se disperse. Parecería que hoy podemos atender a un montón de cosas a la vez. Pero lo mágico de la narración oral es que aquel que presta oídos a un cuento se entrega y se deja llevar. Raúl Serrano, uno de mis maestros en teatro, dice que al espectador uno lo lleva como a una gallinita que le va tirando granitos de maíz. La narración oral es una comunión entre lo que estoy ofreciendo y lo que el espectador me está dando”.

Todos los invitados ofrecerán talleres: “Por qué contar cuentos de terror a los niños’”, de Ana Griott (miércoles a las 15); “Ritmo, voz y narración: La palabra y su música en la construcción del cuento”, por Pepa Robles Ortega (jueves a las 15); y “Cuéntame que me gusta”, por Marco Flecha (viernes a las 15), entre otros. Entre las puestas que se presentarán hay una muy especial: Unos duraznos blancos y muy dulces, escrita e interpretada por la riojana Paulina Carreño, inspirada en seis cuentos del libro Un silencio de corchea de Daniel Moyano (1930-1992) y en los recuerdos de Carreño, que conoció al escritor en tertulias familiares que enriquecieron su infancia (jueves a las 20, teatro Del Pasillo). También se podrá ver Virginia Woolf en concierto, de la compañía De Letras y Voces, una obra con dramaturgia y dirección de Blanca Herrera y Cecilia Sorrentino, y la actuación de Cristina Albéniz, Norma Escudero, Dora Gilberg, María Inés Morán y Mónica Sporra.

Aguad plantea que la narración oral es un arte escénico que provoca un vínculo “muy cercano”. “Como prescindimos de la cuarta pared, tenemos un vínculo muy directo con el espectador. El narrador apela a imágenes, hace ver lo que no está en escena. Cada uno de los que escuchan tiene una vivencia distinta. Eso es maravilloso, apela a lo que nos pasaba cuando éramos chicos y nos contaban historias en la familia o en la escuela. Los adultos vuelven a vivir ese momento”. La actriz y narradora oral, que le gusta narrar cuentos de Mempo Giardinelli, Fernández Moreno y Ema Wolf, entre otros, destaca la necesidad de reflexionar sobre el campo de la narración escénica. “Parecería ser la hermanita menor del teatro, uno no sabe dónde ponerla. Inaugurar esta edición con una conferencia de Dubatti, uno de los teóricos que más sabe de teatro, jerarquiza muchísimo este festival. Es una más de las artes escénicas”, subraya Aguad y cuenta cómo se hizo narradora. “Un día vi a Ana María Bovo y sentí que tenía que hacer eso, que ahí estaba condensado todo lo que necesitaba: mi cuerpo, mi palabra, mis acciones. Este vínculo con el otro, este prescindir de la cuarta pared y de nutrirse con lo que al otro le está pasando, me fascinó. Hay tres íconos de la narración en el país, Bovo, Ana Padovani y Marta Lorente, que marcaron a una generación de narradores. Aunque nunca dejé el teatro, la narración oral me responde todas las preguntas en cuanto a la actuación.”

La programación completa puede consultarse ingresando a: www.festivaldecuentacuentos.org

FUENTE: PÁGINA/12

S.C.