Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

“Arnold” Sturzenegger y un apellido Terminator

(CABA) Federico Sturzenegger contó una simpática anécdota para sus seguidores de las Redes Sociales. “Hace algunos años estaba de vacaciones en un pueblito muy chiquito. A los pocos días de haber llegado una de las personas con las que viajaba se empezó a sentir mal y tuvimos que ir al médico. Salimos del consultorio con una receta y la promesa del médico de que llamaría a la farmacia para avisar...

sturzenegger sw

(CABA) Federico Sturzenegger contó una simpática anécdota para sus seguidores de las Redes Sociales.

“Hace algunos años estaba de vacaciones en un pueblito muy chiquito. A los pocos días de haber llegado una de las personas con las que viajaba se empezó a sentir mal y tuvimos que ir al médico. Salimos del consultorio con una receta y la promesa del médico de que llamaría a la farmacia para avisar que estábamos yendo para que no cerrara ya que era la hora de la siesta.

“En la calle no había nadie, era como esas escenas de película que pasa un cardo volando por la calle de tierra. Llegamos a la farmacia y había un grupo de como 50 personas amontonadas en la puerta. Empujando bastante logramos entrar a la farmacia, donde me presenté y pedí los medicamentos.

“¿Sturzenegger? – Me dice el señor – A mi me dijeron que venía Schwarzenegger, Arnold Schwarzenegger! Ahí me di cuenta que toda la gente de afuera estaba esperando a Terminator y no a mi. En ese momento no me salió nada mejor que hacerme el gracioso, me puse los lentes oscuros y salí a la vereda a contarles a todos que los músculos en las películas me los agregaban con efectos especiales. Creo que nadie me creyó igual. Pero yo me quedé con la anécdota más graciosa de esas vacaciones.

Comentarios

Ingresa tu comentario