Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Apareció con vida Alfonso Severo, el testigo del caso Ferreyra

El testigo en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra -que debía prestar declaración este jueves- fue encontrado cerca de las 22 con signos de haber sido golpeado y maniatado. (Ciudad de Buenos Aires) Se dirigió hasta una remisería de Gerli, cercana a su casa, para pedir ayuda. Había desaparecido anoche, cuando iba a ver a su nieto. Se encuentra siendo atendido en el Hospital Finochietto, de Avellaneda. “Está...

El testigo en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra -que debía prestar declaración este jueves- fue encontrado cerca de las 22 con signos de haber sido golpeado y maniatado.
alfonso_severo_parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Se dirigió hasta una remisería de Gerli, cercana a su casa, para pedir ayuda. Había desaparecido anoche, cuando iba a ver a su nieto. Se encuentra siendo atendido en el Hospital Finochietto, de Avellaneda. “Está muy shockeado”, reveló su hijo.

El testigo Enrique Alfonso Severo, quien hoy debía declarar en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra, apareció con vida esta noche, en la localidad bonaerense de Gerli, partido de Avellaneda, muy cerca de su domicilio.

Severo fue hallado cerca de las 22, con sus manos atadas con precintos, descalzo y con signos de haber sido golpeado por sus captores.

Según las primeras informaciones, fue encontrado por un trabajador de Diario Popular, quien le cortó los precintos y lo llevó hasta una remisería de la zona para trasladarlo hasta el Hospital Finochietto, en ese partido del Sur del conurbano bonaerense.

“Está muy golpeado y shockeado”, relató su hijo Gastón desde el centro médico. Intervienen los fiscales Elvio Laborde y Alejandro Rojas.

El hombre, de 54 años, era intensamente buscado por la policía bonaerense, en medio de la gran repercusión que había causado su desaparición anoche, cuando se dirigía a visitar a su nieto.

Aparentemente, Severo habría sido interceptado anoche por una moto, con dos personas armadas cuando se disponía a bajar de su auto.

El testimonio de Severo, quien trabaja en la empresa Ferrobaires, se considera clave para avanzar en la investigación por el crimen de Ferreyra, asesinado hace dos años.

La desaparición

“Alguien lo secuestró” y “se lo llevaron”, había dicho esta mañana el hijo, Gastón Severo, al tiempo que precisó que “salió de casa, en Sarandí, a eso de las once y media de la noche, iba a diez cuadras, a la casa de la madre de mi hijo. Llamó y dijo ‘estoy yendo’, pero nunca llegó”.

Minutos después de esas declaraciones, la Policía Bonaerense informó que halló el auto en el que Severo se desplazaba anoche al salir de su casa.

El Renault Clío cinco puertas, color negro, con patente HSA137 fue encontrado en el partido de Avellaneda, cerca de su vivienda.

Los investigadores buscaron pistas en el vehículo y encontraron: cuatro huellas dactilares; un documento personal de Severo; dinero y un medicamento. Además advirtieron que la llave del coche estaba puesta.

Comentarios

Ingresa tu comentario