Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Anotan a un nene con los apellidos de sus dos mamás y su papá en la Ciudad

Se trata del hijo de la cineasta Albertina Carri, Marta Dillon y el diseñador Alejandro Ros. Es el primer caso en Buenos Aires.

(CABA) Cuando Marta Dillon, Albertina Carri y Alejandro Ros decidieron tener un hijo, pensaron que iba a pasar mucho tiempo hasta que el Estado pudiera reconocer la triple filiación de Furio. La primera partida del niño apenas llevaba el apellido de Carri. Recién luego de la ley del matrimonio igualitario y de un decreto presidencial que lo avaló, llegó el de Dillon. Ahora, seis años después, Furio lleva inscripto su nombre completo: los tres apellidos de las mamás y el papá: es el primer caso de rectificación registral por triple filiación en la Ciudad de Buenos Aires.

Aunque Albertina, Marta, Alejandro y Furio no viven todos juntos, encontraron la manera, como tantas otras miles de familias, de compartir tiempo entre ellos. Furio vive con sus madres, un día a la semana está con Alejandro, y un fin de semana por medio también. Y en el medio llevan una vida como la de cualquier otra familia: “las peleas, las alegrías, los deberes, los mocos” y todo lo que puede suceder en la vida de un niño de seis años. “Las familias son diversas siempre y no hace falta que haya una pareja de lesbianas o de gays en el origen. Las constelaciones familiares son múltiples, solo que ahora están reconocidas, se hacen visibles”, dijo a Infojus Noticias Marta Dillon.

En la puerta del registro civil de la calle Uruguay, las cámaras de televisión y foto apuntan a los cuatro, que se abrazan y celebran. Alejandro Ros no tiene palabras para explicar el momento y apenas alcanza a decir una: “Emocionante”.

La rectificación de la partida de nacimiento de Furio viene a consagrar su derecho a la identidad.

“Inscribirnos en una genealogía de lucha, inscribirnos a nosotros y a nuestro hijo, que sepa quiénes fueron sus abuelas y sus abuelos, quiénes somos nosotras y por qué decidimos hacer esta familia es un derecho y una alegría por la que trabajamos”, dijo Dillon.

Pero los papeles no cambian en nada el amor que une a los Dillon, Carri y Ros. “Es el reconocimiento por parte del Estado de una realidad que existe, no es una familia nueva y es importante porque si no un montón de derechos quedan excluidos”, dijo a Infojus Noticias Iñaki Regueiro, miembro de AboSex, la red de activistas jurídicos por la diversidad sexual. “Hacernos visibles en nuestra múltiples conformaciones familiares es proteger a nuestros hijos y nuestras hijas”, agregó Dillon.

Y lo mismo sucede con otras tantas familias, conformadas de maneras varias, múltiples, que existen aunque en los papeles no figuren todos los apellidos. “Esto existió desde siempre, lo que pasa es que a partir de la ley de matrimonio igualitario y de ese tipo de ampliación de derechos es que también se empezaron a hacer más visibles”, dijo Albertina Carri.

apellido

Comentarios

Ingresa tu comentario