Buenos Aires, 24/08/2017, edición Nº 2083

Amplio rechazo al cepo para autos en los barrios porteños

Organizaciones civiles y dirigentes opositores indican que van a favorecer a empresas, contra los vecinos. Para el Gobierno porteño, apuntan a favorecer el ordenamiento del tránsito. (Ciudad de Buenos Aires) En su plan de subir y subir el costo de vida para los porteños, haciendose de sus recursos desde el Estado porteño -desde su llegada al poder, aumentaron todo, en todos los rubros, siempre en niveles más altos que cualquier...

Organizaciones civiles y dirigentes opositores indican que van a favorecer a empresas, contra los vecinos. Para el Gobierno porteño, apuntan a favorecer el ordenamiento del tránsito.

cepo-autos-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) En su plan de subir y subir el costo de vida para los porteños, haciendose de sus recursos desde el Estado porteño -desde su llegada al poder, aumentaron todo, en todos los rubros, siempre en niveles más altos que cualquier cálculo inflacionarip- el macrismo presentó esta semana el proyecto para llevar a 10 mil nuevas cuadras el estacionamiento medido en la Ciudad y de implementar el cepo como medida punitiva, además de ampliar la zona de influencia de las grúas de acarreo.

La iniciativa apunta también a modificar las tarifas y hacerlas progresivas

El proyecto del gobierno, cuyo origen tiene algunos años y recién pudo avanzar en ese sentido con la modificación del Código de Tránsito y Transporte, que habilitó la ampliación del estacionamiento medido en la Ciudad, busca “favorecer el ordenamiento del tránsito en las zonas de alta densidad, optimizar el uso de los espacios disponibles y favorecer la rotación”, según la Subsecretaría de Transporte que comanda Guillermo Dietrich.

Sin embargo, genera rechazo entre los automovilistas, y para algunos sectores, se trata de “un gran negociado” que “está beneficiando a las empresas en contra del vecino y de cualquier tipo de transparencia”, según advirtió Juan Chavarri, titular de la ONG “No al Parquímetro”. Por su parte, el senador por la Ciudad, Daniel Filmus, afirmó que “no va a favorecer el ordenamiento del tránsito ni optimizar el uso de los espacios. Es sólo un intento más para privatizar el control y favorecer la recaudación, perjudicando a los vecinos, especialmente a los que tienen menos recursos.”

El plan es implementar el cepo para aquellos autos excedidos en el parquímetro. Según trascendió ayer en una nota del diario Clarín, el conductor tendría hasta dos horas para pagar la multa y avisar a la concesionaria, que debe retirar el dispositivo en media hora. Si se vence el plazo, el auto sería retirado con la grúa, lo que incrementaría el costo para recuperarlo.

La regulación del estacionamiento alcanzará también a las motos. Habrá áreas identificadas y serán acarreadas las que estén en infracción.

Las discusiones acaban de comenzar en la Comisión de Transporte y se prevé que llevarán al menos un mes y medio. Este lunes se encontraron recién los asesores de los diputados, y los temas más discutidos fueron la cantidad de calles que se quieren incorporar y el polémico cepo.

El cepo funcionó en la Ciudad de Buenos Aires durante diez años, de 1991 a 2001, y fue implementado por el entonces intendente Carlos Grosso.

Por otro lado, Chavarri, de No al Parquímetro, recordó que “Macri aumentó un 84%, en septiembre pasado y por decreto, el costo de cada acarreo, que pasó de 190 a 350 pesos”, a pesar de que las empresas incumplen con el pago del “irrisorio canon de 20 mil pesos por mes”, que se viene tomando a cuenta de futuros aumentos.

Además puntualizó que también es “ilegal” que las dos empresas concesionarias actúen más allá del macrocentro delimitado por la Avenida Pueyrredón porque “está fuera del contrato original aprobado por la Legislatura”, y advirtió que las mismas empresas “tienen a su cargo la señalización horizontal y vertical de estacionamiento, sin ningún control del Estado”.

Comentarios

Ingresa tu comentario