Buenos Aires, 17/10/2017, edición Nº 1798

América Latina, presente en el BAFICI

Más de 160 películas de América Latina, entre largometrajes y cortos, integran la programación de la 14a edición del Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI), que se celebrará del 11 al 22 de abril en la Ciudad. Brasil se presentará este año 22 filmes, en los que de algún modo pinta un panorama del país a través de la música, la difícil realidad social y la vida...

Más de 160 películas de América Latina, entre largometrajes y cortos, integran la programación de la 14a edición del Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI), que se celebrará del 11 al 22 de abril en la Ciudad.

Brasil se presentará este año 22 filmes, en los que de algún modo pinta un panorama del país a través de la música, la difícil realidad social y la vida cotidiana en diferentes regiones.

Chile es la gran revelación de este año. Si bien ha participado con éxito en ediciones anteriores del BAFICI, esta vez trae once películas, dos de ellas incluidas en la competencia internacional. Se trata de Aquí estoy, aquí no, de Elisa Eliash (Mami te amo) y Bonsái, de Cristián Jiménez.

En la sección Panorama se verá Educación Física, ópera prima de Pablo Cerda, el actor fetiche del realizador chileno Alberto Fuguet. El filme, también escrito y protagonizado por Cerda, tendrá su premiére mundial en el BAFICI.

En Trayectorias se exhibirá La maleta, de Raúl Ruíz, a modo de homenaje al cineasta chileno fallecido el año pasado. La película, rodada en 1963, fue hallada en la Cinamateca de la Universidad de Chile y restaurada por su autor en 2010.

Por su parte, Uruguay presentará siete filmes en el festival.

No hay que perderse C3M – Cinemateca del Tercer Mundo, de Lucía Jacob, que narra cómo el festival de cine de la revista

Marcha, que se hacía en los años sesenta, tuvo un vuelco político a partir del Mayo Francés y del hallazgo de filmes cubanos hallados en un depósito.

Los últimos cristeros, de Matías Meyer -uno de los cuatro trabajos que llegan desde México-, hace un relato minucioso e íntimo de lo que significaba ser un soldado de la guerrilla independentista de ese país, a través del registro de los últimos días de una banda de rebeldes cristianos en los años treinta. Más que un diario de guerra, es un viaje existencial.

Entre las cinematografías más desconocidas en la región están, quizá, las de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, que exhibirán algunas gemas este año.

El exilio y la dictadura marcan el ritmo de Los viejos, del boliviano Martín Boulocq. También se verán Entre sombras y susurros, del venezolano Samuel Enríquez y la colombiana Corta, de Felipe Guerrero, que se inspira en la esencia del cine, la repetición.

Y no es todo: se verán largos de reconocidos directores como Agnés Vardá, Bruno Dumont y el surcoreano Hon Sang-Soo, caras conocidas del BAFICI.

Dos eventos a tener en cuenta son la proyecciones del clásico Viaje a la luna, de Georges Méli’s, en versión renovada -en color- y con música en vivo, y la de India (1960), de Armando Bo, una película que se creía desaparecida. Está protagonizada por quien fuera su mujer, la actriz Isabel Sarli, un icono erótico por haber sido una de las primeras que se animó al desnudo en cine argentino.

El festival se desarrollará en 23 salas de once sedes de la Ciudad de Buenos Aires. Este año se suma el Planetario, donde las exhibiciones serán en formato fulldome: el campo visual es de 360 grados lo que permitirá al espectador vivir la ilusión de ser envuelto, literalmente, por el cine.

Comentarios

Ingresa tu comentario