Buenos Aires, 22/10/2017, edición Nº 1803

Alzheimer y Parkinson: logran revertir los síntomas de ambas enfermedades

Es gracias a la inhibición de dos enzimas

(CABA) Una nueva investigación que demandó 5 años de trabajo abre una nueva esperanza en la lucha contra las temibles enfermedades neurodegenerativas, hoy incurables, como los males de Alzheimer y Parkinson, y la enfermedad de Huntington. Es que el estudio descubrió compuestos que podrían revertir los síntomas de esos males.

La investigación, que fue realizada por un equipo internacional de científicos dirigido por la Universidad de Leicester, en el Reino Unido, junto a la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, halló que la inhibición de dos enzimas específicas (denominadas KMO y TDO) logró dar “marcha atrás” con los síntomas de las enfermedades neurodegenerativas en las llamadas moscas de la fruta (cuyo nombre técnico es Drosophila melanogaster), que utilizaron como sujetos de prueba.

“Hay un delicado equilibrio entre los niveles “bueno” y “malo” de los metabolitos que se producen en la vía de quinurenina (también conocido como ácido quinurénico (KYNA) que es capaz de contrarrestar los efectos de los metabolitos tóxico). En la enfermedad, éstos se desplazan hacia lo “malo”, pero mediante la inhibición de las enzimas KMO y TDO logramos cambiar de nuevo hacia lo “bueno”. Por ejemplo, encontramos que si inhibimos TDO o KMO en las moscas de Huntington reducimos la pérdida de neuronas. En las moscas de Alzheimer o de Parkinson vemos la extensión de la vida útil acortada exhibida por estas moscas, y también revertir los defectos que tienen en movimiento. Incluso hemos utilizado una sustancia química similar a un medicamento para inhibir TDO y encontró que esto también alivia los síntomas”, explicó el profesor del Departamento de Genética de la Universidad de Leicester, Flaviano Giorgini,

“Hay un interés considerable en el desarrollo de fármacos que “bajen” estas enzimas, por lo que nuestra esperanza es que nuestro trabajo podría conducir a medicamentos para el tratamiento de estos trastornos devastadores en el futuro. Los desórdenes neurodegenerativos son devastadoras enfermedades con opciones de tratamiento limitadas. El principal factor de riesgo de estas enfermedades es el envejeciendo, y como nuestra sociedad es cada vez longeva, estamos frente a un aumento espectacular en el número de personas que sufren de estos trastornos”, sostuvo por su parte el Dr. Carlo Broda, también del departamento de Giorgini.

Gracias a este trabajo, que fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, los investigadores han demostrado que los enfoques genéticos y farmacológicos pueden emplearse para disminuir los niveles de metabolitos tóxicos en el sistema nervioso y por lo tanto aliviar algunos de los síntomas de la neurodegeneración.

“Los dos trastornos neurodegenerativos más comunes en todo el mundo son la enfermedad de Alzheimer y de Parkinson. Las opciones de tratamiento para estas enfermedades son limitadas, y hasta la fecha no existen curas. Nuestra esperanza es que al mejorar nuestro conocimiento de cómo estas células nerviosas se enferman y mueren en el cerebro, podemos ayudar a idear formas de interferir con estos procesos, y por lo tanto ya sea retrasar la aparición de la enfermedad o prevenir la enfermedad por completo”, añadió Giorgini.

El experimento se llevó a cabo con la mosca de la fruta Drosophila melanogaster con el fin de explorar qué metabolitos específicos son los que causan la pérdida de células nerviosas en modelos de mosca con la enfermedad de Alzheimer, Parkinson y Huntington.

Esta investigación que se centra en la protección de las células del cerebro, tales como los que se perdieron en el Parkinson, al encontrar proteínas en la vía de quinurenina, podría proporcionar un punto de inflexión en la lucha contra esta enfermedad, que en la actualidad no tiene cura”, expresó Claire Bale, jefa de comunicaciones de investigación en el Reino Unido de Parkinson.

“Estamos muy emocionados por estos resultados, ya que sugieren que la inhibición de TDO y KMO podría ser una estrategia general empleada para mejorar los síntomas en una gran variedad de trastornos neurodegenerativos, no sólo el Parkinson y el Alzheimer, por lo que nuestro siguiente paso es validar nuestro trabajo en modelos de mamíferos y en última instancia ver si estos fármacos podrían ser útiles para los pacientes en los ensayos clínicos”, cerró Giorgini. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario