Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

Alvarez Morales, CEO de cinemark-hoyts: “los jóvenes de hoy son los clientes del mañana”

Entrevista con el CEO de la cadena de cines líder en la Argentina: “Mejorar la experiencia del usuario es clave para superar los desafíos”.

(CABA) La compra de Hoyts, hace cuatro años, le permitió a Cinemark ser la cadena de cines líder en la Argentina. Con esa operación, aprobada recién hace dos meses por Defensa de la Competencia, la empresa de capitales norteamericanos suma hoy 20 complejos con un total de 179 salas (108 de Hoyts y 71 de Cinemark) ubicadas fundamentalmente en las principales ciudades del país.

“Una salida al cine es una cuestión social, una alternativa de esparcimiento que empieza mucho antes de que empiece la función”, describió a iEco Martín Alvarez Morales, CEO de Cinemark y Hoyts. Así las cosas, la previa, es decir, la larga serie de trámites que empieza desde que un espectador saca la entrada, no es un tema menor para las cadenas. “Estos servicios –reserva y venta de tickets y candy (consumo de golosinas, panchos, pochoclos y bebidas) son clave, porque mejoran sustancialmente la experiencia, y le evitan a los espectadores tener que hacer filas, en especial los días de mayor concurrencia, como los sábados por la noche”, remarca Alvarez Morales.

Reservas de lugar, venta de entradas y comidas por Internet y mediante aplicaciones para smartphones es sólo una de las armas utilizadas por las cadenas para enfrentar –con singular éxito, según indican las estadísticas, los numerosos desafíos en era digital. Justo es decir que gran parte de la reconversión de los cines está basada en conceptos digitales, aunque también se reformularon las dimensiones de las salas, entre muchas otras cosas.

Dentro del crecimiento acelerado y constante de la taquilla cinematográfica confluyen diversos factores: “En algunos temas tallamos nosotros, las cadenas, pero hay otros que no, otros no, que son los títulos y las películas”, explica Alvarez Morales. Gran parte de las inversiones se volcaron en las plataformas de servicios online, provistos por Internet y por vía digital, en el que se juega el futuro del negocio. “Además de brindar mayor comodidad a los espectadores de hoy, la posibilidad de reservar y vender entradas y productos del candy por la Web o con la aplicación para smartphones es una forma de entablar un diálogo con los chicos. Así hablamos con el idioma de ellos, algo primordial para los cines porque los chicos y los jóvenes de hoy son los clientes del mañana”, señala el ejecutivo de Cinemark-Hoyts.

cinemark

–¿Qué papel juega el achicamiento de las salas?
–En promedio, las salas actuales tienen entre 150 y 300 butacas. Anteriormente, los cines disponían de entre 2.000 y 2.500. La subdivisión de salas en complejos ofrece más alternativas en cuanto a horarios y películas exhibidas.

–¿Qué otros adelantos permitieron el resurgimiento del negocio?
–Entre los más importantes, se pueden mencionar el sonido digital, con más canales; la proyección en 3D, y sobre todo, la digitalización de las copias, que reduce los costos. Una copia fílmica ronda los US$1.500. El 100% de nuestras salas son digitalizadas: cada copia se baja a un disco rígido portátil, que se descarga en la máquina del proyector, sin pérdida de calidad.

En la industria aseguran que alrededor del 90% de las salas están digitalizadas. Así, la tecnología que amenazó la subsistencia del negocio, permitió su revitalización. Al reducir el costo de las copias, los estrenos hoy son simultáneos tanto en las grandes ciudades, Capital y GBA sobre todo, y también en el interior del país.

–¿El crecimiento de la taquilla, entonces, no los sorprende?
–No, porque las inversiones nos permitieron afrontar numerosos desafíos, que empezaron mucho antes: tevé color, videocasetera, televisión paga, DVD y video on demand, entre otras cosas. Igual, ninguna de esas opciones iguala a la experiencia de ir al cine, que es una cuestión social. Es como salir a comer: la gente puede cocinar y quedarse en su casa, pero disfruta con la experiencia de ir a un restorán. Las cadenas incluyen otras opciones, pantallas más grandes, salas premium con gastronomía y hasta butacas reclinables.

hoyts

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario