Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

Alimena: “El 93 por ciento de los edificios de la Ciudad no está controlado”

El defensor adjunto del pueblo porteño, Atilio Alimena, en declaraciones a Radio Vorterix, explicó que las construcciones con cierta antigüedad deben realizar controles periódicos de sus estructuras para evitar accidentes. (Ciudad de Buenos Aires9 El defensor adjunto del pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Atilio Alimena, indicó que a principios de 2011 se detectó que “un 93 por ciento de los edificios no había hecho absolutamente nada” en materia...

El defensor adjunto del pueblo porteño, Atilio Alimena, en declaraciones a Radio Vorterix, explicó que las construcciones con cierta antigüedad deben realizar controles periódicos de sus estructuras para evitar accidentes.

(Ciudad de Buenos Aires9 El defensor adjunto del pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Atilio Alimena, indicó que a principios de 2011 se detectó que “un 93 por ciento de los edificios no había hecho absolutamente nada” en materia de control de sus estructuras para evitar desmoronamientos o derrumbes.

Alimena explicó que desde 1999 rige en la Ciudad una ley, la 257, que “considera que toda propiedad con más de un nivel tiene que presentar un certificado de conservación y mantenimiento con todos los certificados que ya estipulaba el Código Civil de la Nación”.

Esas normas tienen que ver con que en materia de “mantenimiento de edificios ya construidos todo propietario debe mantener los edificios de manera de evitar caídas de materiales que puedan causar daño a vecinos o transeúntes”.

La ley 257 entró en vigencia en el año 2000, indicó el defensor en declaraciones a Radio Vorterix, pero un relevamiento realizado en 2011 mostró que es muy bajo su nivel de cumplimiento. “Detectamos que el cumplimiento era de un 7 por ciento. Un 93 por ciento de los edificios no había hecho absolutamente nada”, afirmó.

La normativa estipula que “tiene que haber un profesional matriculado que certifique e indique las condiciones de la estructura existente y tiene que indicar qué trabajo se debe que efectuar para evitar cualquier tipo de daño”, por lo que en el caso del derrumbe del último viernes podrían caberles penas –civiles y penales-tanto a los profesionales que no detectaron irregularidades en el edificio como a los propietarios, dijo el especialista.

Comentarios

Ingresa tu comentario