Buenos Aires, 18/08/2017, edición Nº 2077

Alfredo Genovese: “el fileteado y el tango son las dos manifestaciones propias de Buenos Aires”

Con 20 años en el oficio, el fileteador oriundo de Caballito cuenta cómo se inició y qué descubrió en este arte. Este año quiere hacer una muestra.

(CABA) La historia se remonta a tres generaciones atrás y la recuerdan los vecinos memoriosos. Es que los fantasmas de Atilio Barbeggia, el bisabuelo de Alfredo Genovese, todavía dan vueltas por la casona de Caballito en la que el fileteador tiene su taller y estudio. “De hecho, nací acá a tres cuadras, en el Policlínico Bancario”, explica. Y sigue: “Esta casa era de mi bisabuelo y pasé gran parte de mi infancia acá. El pintaba cielorrasos y bóvedas de cementerios. Cuando trabajaba lejos, se quedaba a dormir en las bóvedas hasta que terminaba el trabajo. Un personaje bastante especial. Mi viejo era dentista”. De ahí la precisión.

Su recorrido incluye un curso de dibujo por correspondencia en los 70, horas y horas pintando y la escuela de Bellas Artes P. Pueyrredón. “Como en tercer año empecé a interesarme por el fileteado. Trabajaba en un banco y a la noche pintaba carteles. Todo se hacía a mano. Así me fui vinculando, usaba los mismos materiales, pinceles”, sigue.

¿Qué te atraía?
Era un arte bastante complejo, difícil de hacer, que no estaba para nada documentado y no le interesaba a nadie. Después de la década del 70, con la prohibición de pintar los colectivos y todo eso, se dejó de hacer en los vehículos y quedaban algunos carteles, nomás. Más allá de filetear, me gustó mucho la parte de investigación y producción académica. Y la docencia.

¿Qué elementos de Buenos Aires, de los porteños, descubriste con el fileteado?
Vi que estaba muy presente en la Ciudad pero de manera muy tímida. En los camiones y en los colectivos se vuelve a ver un poco ahora, después en los carteles. Y es algo netamente nacido acá, original y propio de Buenos Aires. De hecho, uno de los aspectos más importantes del fileteado han sido siempre las frases que hacen al espíritu o la cosmovisión del porteño.

“Nunca lloro lo que pierdo porque nací jugador”.

“El amor viene después”.

“Soy dueño de lo que callo pero esclavo de lo que digo”.

Es nostálgico como el tango…
Fijate que el fileteado y el tango son las dos manifestaciones propias de Buenos Aires, y ambas fueron marginales. El tango tuvo una consagración mucho más temprana, recién ahora el fileteado se incorpora al panorama estético. Está muy relacionado con el diseño y otras artes menores, como el tatuaje o el grafiti, algo que lo hace más rico y, para mí, lo lleva a crecer en esa dirección.

Alfredo Genovese huevo de chocolate

Con 20 años en el oficio, destaca los trabajos que le permiten seguir investigando y desafiando la técnica tradicional. “Me gustó mucho desarrollar imagen corporativa, terminé trabajando para Much Music pintando músicos o un huevo de pascuas gigante para el Hotel Faena, que fuera comestible. Conservás la iconografía pero tenés que adaptar la técnica. Para tatuajes se utiliza más la línea y no tanto blanco. Cuando hice un diseño de zapatillas para Nike tuve que pensar la progresión de talles. Es importante investigar cómo va a imprimir, a estampar”, explica.

El desarrollo digital favoreció la difusión. “Si en los 90 buscabas definiciones de fileteado en Internet todo lo que aparecía estaba relacionado con el corte de la carne y hoy se revirtió. Aparecen definiciones como ‘decorar con filete’ o ‘estilo de pintura que se realiza en Argentina y Uruguay’, pero nada más”, expone. En España se ve bastante, probablemente por los argentinos que van allá. “Hago muchos trabajos para afuera. Argentinos que viven en el exterior pero muchos extranjeros a los que les gusta el estilo. Hice siete tapas de discos, ninguna para acá: Dinamarca, Australia, España, dos para Suiza, Estados Unidos e Italia”, sigue.

¿Y el circuito comercial cómo los trata?
Sigue habiendo mucho desconocimiento y, por otra parte, se lo considera una arte menor. A los fileteadores nos cuesta vender porque no estamos dentro de un circuito consagrado de arte. No hay fileteado en galerías ni museos. Ese es uno de mis objetivos para este año: hacer una muestra.

Alfredo Genovese4

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario