Buenos Aires, 25/05/2017

Alejandro Rozitchner es el hombre detrás del discurso de Mauricio Macri

Fue guionista de Antonio Gasalla, hizo un libro con Calamaro, fue amigo de Spinetta y ahora ayuda a pensar y redactar los discursos del Presidente

(CABA) Filósofo, escritor, , Rozitchner integra el equipo de discurso del Gobierno y fue el autor principal del mensaje que leyó Macri ante la Asamblea Legislativa. Cuenta con oficina en la Casa Rosada y no tiene prohibición de contar los secretos de su oficio.

¿Cómo, desde la filosofía, convence a un ingeniero sobre qué decir y qué callar? ¿Qué pasa cuando un ministro utiliza una expresión polémica para justificar los despidos en el Estado?
“No creemos en la lucha de los relatos, eso es parte de un microclima en el que no nos encerramos. Al relato le oponemos realidad y trabajo concreto para intentar mejorar la vida de la gente”, sostiene Rozitchner.

Cuenta además como es el proceso para armar un discurso: “Somos un equipo bastante grande, que no sólo ayuda a Mauricio en sus alocuciones públicas, sino también a otros referentes del espacio. Ayuda también a pensar y construir el contenido de la comunicación del Gobierno. Son trabajos hechos con muchas manos, algunas de las cuales son las del propio Mauricio, que interviene activamente. Intercambiamos ideas por mail, corregimos, damos vueltas, es un proceso bastante caótico, en el sentido de que hay muchas cabezas participando, pero al final se logra una unidad satisfactoria.”

Alejandro indica también que en esta gestión presidencial no hay “palabras prohibidas; “La “pobreza cero” fue un eje en el discurso inaugural. La decisión es no ocultarla, sino más bien ir a su encuentro y solucionarla. En general, tantos gobiernos populistas se han llenado la boca hablando de los pobres sin ofrecer solución alguna que resulta muy llamativo que la Argentina siga teniendo estos niveles de pobreza, con toda la plata que ha entrado y se ha desviado de manera oscura.” amplia.

“Se hace un seguimiento de las apariciones públicas de los referentes y una especie de coucheo conceptual y anímico: cómo van apareciendo, qué cosas habría que cuidar, cómo transmitir mejor los mensajes. Se sabe en general qué es lo que queremos decir y entonces hay que tratar de decirlo bien. La gente está acostumbrada a trabajar en lo suyo, no a dar notas, y hay que aprender a manejar eso, a darle la importancia que tiene, que no es tan grande ni deja de ser irrelevante. Se trabaja con los voceros, para que cada uno sea capaz de expresar fielmente nuestras ideas de fondo. En general hay mucha receptividad. Y el más receptivo es Mauricio, a quien le podés decir cualquier cosa que te va a escuchar. Es difícil hacer un culto a la personalidad de Mauricio, porque no tiene cualidades exorbitantes. Sus cualidades son las de ser una persona normal, sencilla, trabajadora, que arma equipos y es respetuoso.” explica Alejandro sobre como es la modalidad de trabajo.

El escritor cuenta que para escribir los discursos de Macri, no se trata tanto de “meterse en la cabeza” del Presidente sino que al haber una afinidad ideológica, la escritura fluye con mayor facilidad para expresar lo que se piensa. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario