Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Alejandro Amor dijo que el desalojo se realizó con normalidad

Fue veedor.

desaoloj bodart

(CABA) “A la necesidad se le responde con un derecho, y al delito se le contesta con justicia”, remarcó Alejandro Amor, tras el desalojo de la Villa “Papa Francisco”.

El Defensor del Pueblo porteño, Alejandro Amor, observó el proceso de desalojo del predio “Papa Francisco”, ubicado en el barrio porteño de Villa Lugano, como veedor designado por la jueza María Gabriela López Iñíguez.

A través de un comunicado, el funcionario dijo que no se registró ningún incidente durante el proceso, pero destacó que “ahora hay que resolver de manera urgente la reubicación de las personas que se encontraban en el interior del asentamiento, porque quedaron en situación de calle, víctimas del desamparo y de los delincuentes que lucraron con sus necesidades”. “A la necesidad se le responde con un derecho, y al delito se le contesta con justicia”, remarcó.

La Defensoría del Pueblo porteña había actuado como veedora del censo que, ordenado por la jueza Elena Liberatori para dar cumplimiento con lo dispuesto por la ley 1770 de urbanización de la Villa 20 de Lugano, llevó a cabo el Instituto de la Vivienda de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a fines de mayo.

Comentarios

Ingresa tu comentario