Buenos Aires, 30/03/2017

Agustín Canapino disfrutó de su título en el Hipódromo de Palermo

El campeón del Súper TC 2000 festejó junto a celebridades la corona que le faltaba.

(CABA) En uno de los lujosos salones del Hipódromo de Buenos Aires, Chevrolet festejó el título de Agustín Canapino y aprovechó el espacio para presentar su nueva joya: el Cruzero 5.

Con la conducción de Andy Kusnetzoff, el evento simuló ser una invitación privada a la casa del conductor de Perros de la Calle. Los aperitivos palermitanos acompañaron a la exótica gastronomía que sirvió para recibir al campeón del Súper TC 2000.

“Fue una final con una tremenda exigencia conductiva y la batalla con Leo Pernía fue terrible. El hecho de estar adelante en una pista como la del Cabalén terminó siendo fundamental para la victoria”, dijo en su análisis el piloto de Arrecifes.

La música en vivo y la exposición de la nueva gama de los 0 KM aportaron una cuota de calidez en el encuentro. “Era el título que me faltaba, el que se me venía negando, por suerte pudimos cerrar un año fantástico”, siguió Canapino luego de lucir su corona.

El clima relajado sirvió para que la velada sea más amena. Con la destacada presencia de Facundo Arana, quien también felicitó al campeón por su producción en la última carrera, El Titán de Arrecifes continuó brindando detalles de su consagración: “La vida me tenía preparado este campeonato. Después de pelear dos años con Peugeot y quedar cerca, ahora se me abrieron las puertas con la marca de la que soy hincha”.

Lejos de cualquier conformismo, el hombre que ostenta el título de TC del 2010, el tetracampeonato de TRV6 y las gestas de la Copa Megane y TC Pista dijo que buscará mantener su hegemonía para la próxima temporada: “Todo esto nos genera una gran motivación porque el Chevrolet Cruze tiene mucho futuro y seguramente nos espera un gran 2017”. Sin dudas, Canapino no logró saciar el hambre de gloria.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario