Buenos Aires, 21/09/2017, edición Nº 1772

Adultos con autismo: más del 80% están desempleados

Así lo alertó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y realizó un especial llamado de atención a las empresas a que asuman compromisos concretos de emplearlos

(CABA) La vida adulta es el período más largo de nuestra vida, arranca a los 18 y con la expectativa actual, dura más de 60 años. Pero no lo pensamos así porque al común de las personas se nos abre un abanico de oportunidades: universidad, trabajo, pareja, hijos y demás planes. Para las familias con autismo es un nudo en el estómago, porque el proceso es inverso, las posibilidades se restringen justo en ese momento donde más apoyo tendría que existir.

“Más del 80% de los adultos con autismo están desempleados”, alertó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon en su discurso del Día Mundial de Concientización del Autismo, en 2015, y realizó un especial llamado de atención a las empresas a que asuman compromisos concretos de emplearlos.

Mitos y desconocimientos

Hay muchos mitos y desconocimientos que alimentan esta falta de oportunidades que respaldan máximas como que “las personas con autismo viven en un mundo aparte”, “sólo son genios matemáticos, científicos o informáticos”, o “no saben relacionarse ni comunicarse y por eso no pueden trabajar”.

Yesica Montenegro, de 30 años, es diseñadora gráfica independiente. Estudia Diseño en Comunicación Visual y terminó de cursar Psicología. “Es muy difícil conseguir trabajo cuando uno tiene una discapacidad. En las entrevistas la gente no entiende cómo un adulto evita el contacto visual, lo toman como una falta de respeto o sinónimo de no ser confiable. Al no conocer el autismo piensan que no podés hacer nada y después se sorprenden de todo lo que uno es capaz de hacer.”

Honestos, responsables, ordenados, puntuales, detallistas, creativos, con alta resistencia al trabajo y comprometidos. Así resaltaron las capacidades de personas con autismo un grupo de empleadores en la investigación “Quiero Trabajar” de la Federación Autismo Andalucía.

Con la planificación y las adaptaciones adecuadas, las personas con autismo pueden compensar sus dificultades y sumar su enorme potencial a un empleo.

Danilo Martín Sosa tiene 30 años y trabaja como empleado administrativo del Senado. Es, además, guionista e ilustrador. “Trabajar me dio la posibilidad de tener un sueldo, un seguro médico, mi primera cuenta bancaria. Pero lo más importante es que cada día aprendo algo nuevo con el único objetivo de independizarme y encajar en la sociedad.”

Aunque el autismo es tan frecuente (uno de cada 68 nacimientos), los apoyos para la inclusión laboral siguen siendo una gran deuda de la sociedad. Por eso hace falta que el Estado se comprometa seriamente a dar formación en empleo con apoyo y asegurar el compromiso de las empresas. NT

 

Comentarios

Ingresa tu comentario