Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Adolfo Cambiaso hizo escala en Palermo para jugar la Copa de las Naciones con sus sobrinos

Por primera vez se puso la camiseta argentina con Bartolomé y Camilo Castagnola; antes, aplaudió a sus hijos Mia y Poroto, que también ganaron con la celeste y blanca.

(CABA) Arrancó el año de la mejor manera: acaba de ganar la Triple Corona americana con su equipo, Valiente, una hazaña que en Palm Beach sólo había conseguido un team en 2010 y que, por supuesto, él integraba. Gran embajador nacional –vaya adonde vaya, su querida Argentina asoma desde la bandera pintada en su casco–, antes de seguir su gira internacional, Adolfo Cambiaso (42) hizo escala en Buenos Aires para jugar la Copa de las Naciones y compartir la cancha con sus sobrinos, Camilo (14) y Bartolomé (16) Castagnola. Pero, además, aplaudió a sus herederos, Mia (14) y Poroto (11), a quienes además de la pasión por el polo y los caballos, también les inculcó el amor por su país y sus tradiciones. Como una verdadera “familia de campeones”, en el mismo lugar pero en diferentes categorías, se lucieron con la celeste y blanca.

“Fue un día muy divertido, estuvo bueno jugar con mis sobrinos. Me llamó Bartolito, que es mi ahijado, para jugar con él, con su hermano y con Juan Martín Zubía (18). Son el futuro, así que no pude negarme. Me pareció un momento justo para compartir al menos una vez la cancha con ellos. Algún día, me gustaría jugar esta copa con Poroto”, le confió a ¡Hola! el recordman. Y siguió: “En el aspecto familiar fue muy lindo que Poroto y Mia también representaran a Argentina y con éxito”.

El lunes, los Cambiaso partieron a Inglaterra. “Después de dieciséis años cambio de organización, voy a jugar para RH, el equipo de Ben Soleimani. Los proyectos nuevos me motivan porque, con 42 años, intento seguir conquistando triunfos”, concluyó Adolfito.

Mismo nombre, destino de campeón

• Aunque se llama Adolfo, como su papá y su abuelo, todos lo conocen como Poroto. Con 11 años ya demuestra que lo que se hereda no se hurta y que tiene un gran futuro deportivo. “Todavía es chico pero tiene mucha visión de la cancha. El sábado era el menor de su categoría y jugó muy bien”, comentó su papá.

• Hace muy poco sacó handicap (tiene 0) y este verano hizo su gran debut internacional en Palm Beach de la mano de su padre, que lo invitó a sumarse en su team en uno de los partidos de alto handicap. Eso sí: lejos de exponerlo, tanto Adolfo como María lo autorizaron a jugar el match en el que había un rival acorde con su edad.

• También en Palm Beach, jugó por segundo año consecutivo para Argentina en la cuarta edición de la Polo Training Foundation International Cup, una suerte de Mundialito que se jugó en el Grand Champions Polo Club.

Pasión por los caballos
• A los 14 años, Mia tiene 4 goles de handicap femenino. El fin de semana, junto a Milagros y Candelaria Fernández Araujo (hijas de Milo Fernández Araujo, coach de La Dolfina y ex 10 goles) y Paola Martínez, le ganaron 7 a 4 a Estados Unidos. Su yegua, Dolfina Farolito, se llevó el premio a la mejor del torneo. “Mia adora los caballos, el polo es una consecuencia de eso, y se siente tan cómoda jugando como cuando estuvo en Jesús María con una tropilla. Soy exigente, pero sé que me escucha. El sábado las chicas lograron ganarle a la mayor potencia de polo femenino, que es Estados Unidos”, opinó Adolfito.

• El año pasado, Mia debutó en la Selección Argentina de polo femenino: primero en Inglaterra, y a fines de noviembre, se lució en Palermo.

• En 2015, días después de que su papá ganara la Triple Corona por tercera vez consecutiva con La Dolfina, jugó con él su primera final en Palermo.

Fuente: revista Hola

Comentarios

Ingresa tu comentario