Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

ADN positivo del portero en el crimen de Ángeles

Hallaron ADN del portero en las uñas de la víctima. Lo confirmaron las pericias que se le hicieron al cadáver de la adolescente. Los especialistas forenses ya informaron los resultados a los investigadores. Además, habría rastros genéticos de dos hombres en una de las sogas secuestradas (CABA) La causa por la muerte de Ángeles Rawson podría tener un nuevo giro de confirmarse las presunciones de los abogados del portero Jorge...

Hallaron ADN del portero en las uñas de la víctima. Lo confirmaron las pericias que se le hicieron al cadáver de la adolescente. Los especialistas forenses ya informaron los resultados a los investigadores. Además, habría rastros genéticos de dos hombres en una de las sogas secuestradas

Imputado-Mangeri-detenido-declarar-Policia-parabuenosaires

(CABA) La causa por la muerte de Ángeles Rawson podría tener un nuevo giro de confirmarse las presunciones de los abogados del portero Jorge Mangeri. Es que de acuerdo a la versión difundida por el letrado Marcelo Biondi, los peritos habrían hallado dos patrones genéticos distintos en las muestras analizadas.
“Se encontró ADN de dos masculinos en uno de los lazos que se utilizaron para atar a la menor”, aseguró el abogado, quien forma parte de los equipos de Alberto Pierri que representan al encargado Jorge Mangeri en la investigación por el asesinato de la joven de 16 años.
El representante legal admitió que su defendido se autoincriminó en una conversación informal con la fiscal del caso -no en una declaración, como se dijo en primera instancia-, pero dicha circunstancia respondió a las presiones y amenazas que denuncia el portero.
“Nosotros creemos que hay contraindicios de que una sola persona había participado del crimen. Tenemos que ser prudentes y hay que esperar los informes completos”, indicó.
El abogado negó enfáticamente que Mangeri haya sido el asesino -“él nos manifiesta que es inocente”- pero no un posible encubrimiento del hecho.
Además, puso en duda las pruebas de video aportadas al expediente, ya que las cámaras están ubicadas a 200 metros de la casa de Ángeles, por lo que es imposible determinar que la menor estuvo en el edificio en el cual vivía tras su clase de gimnasia.

Comentarios

Ingresa tu comentario