Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

Acusan a Niembro de contratos millonarios con la Ciudad

Empresa vinculada a Niembro embolsó $ 21 millones de la Ciudad.

(CABA) Según Tiempo Argentino, la Usina Producciones, fundada por el comentarista y candidato a diputado por el PRO, se alzó con 170 contratos en los últimos tres años. Entre las sospechadas prestaciones figuran desde entrega de volantes en vía pública hasta sondeos de satisfacción a los porteños.

Una empresa relacionada con Fernando Niembro, cabeza de lista de diputados del PRO en la provincia, recibió más de $ 21 millones en contrataciones directas del gobierno de la Ciudad entre 2012 y 2015. Se trata de La Usina Producciones, una compañía fundada tres años atrás, que se convirtió en un importante proveedor de servicios del Estado porteño en los más diversos rubros, que van desde repartir volantes en la vía pública hasta la realización de encuestas de satisfacción. Los más de 170 contratos fueron ocultados y no figuran en el Boletín Oficial, como tampoco hay registros de las remuneraciones por más de $ 800 mil que recibió uno de los hijos del comentarista de fútbol o los más de $ 7,6 millones cobrados por Alberto Meza, su socio en La Usina Producciones.
“Como regla general, la contratación directa permite evadir el mecanismo de contratación por licitación pública y favorece que se haga con criterios discrecionales y no competitivos”, explicó Sebastián Pilo, codirector de ACIJ (Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia).
Niembro está tranquilo. Además de contar con una asistencia al viajero, recibió jugosas sumas de dinero del Gobierno de la Ciudad, su hijo obtuvo contratos con el estado porteño y hasta la ONG que conduce su ex mujer, Mirta Brizuela, “Fundación para el Bienestar Social de la Gente”, recibió más de $ 2,5 millones de parte de la administración macrista.
En mayo de 2012, Niembro fundó junto a Meza La Usina Producciones, una empresa que, según consta en el Boletín Oficial de la Nación, tiene por objeto “realizar la explotación por cuenta propia o de terceros o asociada a terceros en el país o en el exterior: negocio de producción de actividades periodísticas y/o publicitarias por medio de la prensa escrita, oral, radio, televisión, carteleras, impresos, películas cinematográficas, Internet o a través de cualquier otro medio creado o a crearse.”
Dos años después, en mayo de 2014, el periodista se desvinculó de la empresa, aunque para ese entonces ya había recibido más de $ 13 millones de parte del gobierno de Mauricio Macri. La partida de uno de los socios fundadores no alteró el flujo de dinero de las arcas porteñas hacia la compañía: durante el resto de 2014 y 2015, La Usina Producciones continuó prestando servicios a la Ciudad por $ 8 millones.
“Como funcionario del gobierno cobraba $ 5000 de aquel tiempo. Me fui y pasé a ganar $ 30 mil en Canal 9. No era negocio para mí ser funcionario”, explicó en junio pasado a Infobae. Al parecer, el periodista también es un excelente empresario: pocos meses después de fundar una empresa embolsó en forma continua contratos con el gobierno que conduce Macri.
Uno de sus mayores benefactores fue el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, que conduce Edgardo Cenzón. Antes de recalar en la repartición de mayor presupuesto en toda la Ciudad, el remplazante de Diego Santilli estuvo a cargo de Compras y Contrataciones del Ministerio de Hacienda, una de las áreas más sensibles del gobierno y de la administración de la Metropolitana. Los acuerdos comerciales relacionados con el control de la basura y la satisfacción de los vecinos le reportaron a la empresa domiciliada en la Avenida Cramer al 1600 más de $ 5 millones.
“Vemos irregularidades en el modo de contratación. Cualquier contratación que se repite sistemáticamente por medio del Decreto 556, que permite eludir los llamados a concurso y licitaciones, y que para nosotros debe transparentarse. El gobierno debe explicar por qué lo hizo en forma directa”, reclamó la jefa de bloque kirchnerista Gabriela Alegre, quien en los próximos días presentará un pedido de informes en el Legislatura para que el Ejecutivo macrista explique por qué realizó convenios “irregulares”.
“Contrato de la basura” por $ 2,4 millones, “Servicio de encuesta – DG limpieza”, “Servicio de encuesta – DG reciclado”, “Servicios de Auditoría de Ambiente y Espacio Público.” Estos son algunos de los conceptos por los cuales La Usina Producciones recibió dinero de las arcas porteñas. Pero también hubo medio millón de pesos embolsado por la compañía gracias a su servicio de “distribución de folletería” encargada por la Subsecretaría de Transporte, a cargo de Guillermo Dietrich.
Otros rubros parecen menos claros, como “Servicios de instalación y puesta en funcionamiento de planta para tratamiento de efluentes – DG Limpieza, recolección y limpieza por 3ros” se cristalizaron en casi $ 300 mil para los bolsillos del periodista y Meza. “Es escandaloso que exista una relación contractual de transferencia de recursos de la Ciudad entre el PRO y uno de sus miembros”, se ofuscó Alegre.
La Jefatura de Gobierno fue otra de las áreas que requirió con asiduidad los servicios del candidato y lo contrató para diversas acciones que totalizaron más de $ 6 millones.
Para Facundo Di Filippo, ex legislador, “el gobierno porteño comenzó desde su asunción con un proceso de flexibilizar contrataciones y el seguimiento de la actividad pública”. El integrante del Partido Social resaltó que en la administración macrista “anularon los envíos en papel del Boletín Oficial a los organismos públicos. En numerosas oportunidades faltan los anexos de las leyes. Lo que hicieron fue entorpecer la capacidad de seguimiento y control que tiene la sociedad civil de los actos de gobierno”, se quejó. “Es una falta de ética absoluta, que no tiene nada que ver con el discurso republicano que tiene el PRO en medios públicos”, rechazó Di Filippo.
Tiempo realizó un pedido de Acceso a la Información -Nº PV-2015-19415080-MGEYA-, herramienta legal que obliga al Estado porteño a responder por sus actos, para conocer cuáles eran los servicios que la empresa fundada por Niembro le había prestado a la Ciudad, pero aún no obtuvo respuesta. El silencio gubernamental persiste a pesar de que ya transcurrieron más de 45 días desde la presentación (ver aparte) y por la Ley 104, la administración tiene diez días hábiles para responder, prorrogables por otros diez. «

El descargo del postulante
“Todos los contratos fueron obtenidos por licitación”, respondió el candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, Fernando Niembro ante la pregunta de Tiempo.
Respecto a su relación con la empresa La Usina Producciones, el dirigente del PRO consignó que vendió su participación en mayo del año pasado. “Yo me liberé de la empresa. Hoy hace su propio camino de la mano de un ex socio mío (NdR: por Alberto Atilio Meza). No tengo más nada que ver”, respondió anoche el postulante, que ocupó la Secretaría de Medios en la presidencia de Carlos Menem.
Niembro es hijo del sindicalista metalúrgico Paulino Niembro, uno de los mentores y apoyos de Timoteo Vandor, todopoderoso dirigente de la UOM, asesinado en 1969.

Comentarios

Ingresa tu comentario