Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Acusado por un homicidio, detienen al jefe de la 12

Mauro Martín fue detenido acusado de haber participado del homicidio de un joven ocurrido en agosto de 2011 en el barrio porteño de Liniers, informaron fuentes policiales. (Ciudad de Buenos Aires) Por el mismo crimen ya estaba preso desde el viernes pasado un cuñado y también miembro de la tercera línea de la barra “xeneize”, Gustavo Petrinelli (47), mientras que los investigadores procuran identificar a un tercer sospechoso. Según las...

Mauro Martín fue detenido acusado de haber participado del homicidio de un joven ocurrido en agosto de 2011 en el barrio porteño de Liniers, informaron fuentes policiales.

mauro-martin-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Por el mismo crimen ya estaba preso desde el viernes pasado un cuñado y también miembro de la tercera línea de la barra “xeneize”, Gustavo Petrinelli (47), mientras que los investigadores procuran identificar a un tercer sospechoso.

Según las fuentes, Martín (35) fue detenido esta tarde en inmediaciones de Talcahuano 550, en la zona porteña de Tribunales, por personal de la División Homicidios de la Policías Federal y por orden del juez de Instrucción 5 porteño, Manuel De Campos.

Voceros judiciales informaron a Télam que el magistrado lo imputó en la causa en que se investiga el homicidio de Ernesto Cirini (58), cometido en 2011, en Liniers, y que mañana le tomará declaración indagatoria al líder de “La 12”.

Tras ser apresado, Martín fue alojado en la alcaldía de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal con sede en Villa Riachuelo.

El hecho que se les imputa a Petrinelli y Martín ocurrió alrededor de las 23.30 del 29 de agosto de 2011, en calles Caaguazú y Pieres, de Liniers, donde residía Cirini.

Según las fuentes, esa noche Cirini discutió con al menos tres personas que la atacaron a golpes de puños y patadas provocándole graves heridas.

Los vecinos de la víctima alertaron de lo ocurrido a los efectivos de la comisaría 42da, mientras que Cirini fue auxiliado en el lugar por personal del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) que lo trasladó al Hospital Santojanni, donde murió al día siguiente.

Tras la muerte de Cirini, los investigadores localizaron a un primer testigo, vecino del barrio, que contó que había visto a la víctima discutir con un hombre en la calle.

Luego arribaron al lugar dos hombres más a bordo de un Volkswagen Bora, se sumaron a la discusión y atacaron a golpes a Cirini, a quien dejaron inconciente, dijeron los informantes.

De acuerdo a los voceros, este testigo aportó la patente del auto que luego se constató era propiedad de Petrinelli, quien reside cerca del domicilio de la víctima.

Las mismas fuentes señalaron que otro testigo presencial contó a los pesquisas que reconoció a Petrinelli en la pelea con Cirini y que también lo vio realizar llamados por radio, tras los cuales arribaron al lugar los dos hombres del Bora que, siempre de acuerdo a este testigo, vestían ropas del club Boca Juniors.

En tanto, los pesquisas realizaron un análisis del entrecruzamiento de llamados de Petrinelli y así establecieron vínculos con una casa situada en Albariños 790, propiedad del hermano de Mauro Martín.

Además, una testigo declaró ante la Justicia que ella conocía a Martín y Petrinelli del ambiente del fútbol y afirmó que el líder de la barra de Boca participó de la golpiza a Cirini.

Esta mujer también dijo que los abogados de Martín le ofrecieron dinero al hijo de Cirini, al parecer, para que no lo vincularan al hecho, añadieron las fuentes de la investigación.

Este no es el primer hecho violento en el que estuvo involucrado el líder de “La 12”.

El 25 de agosto de 2012, Martín y otros cuatro barras de Boca fueron heridos de bala en una pelea con una facción contraria, identificada con el ex jefe de “La 12” Rafael Di Zeo sobre la autopista Rosario-Santa Fe, a la altura de la localidad de San Lorenzo, antes del partido con Unión.

En esa oportunidad, Martín recibió un tiro en el abdomen que le afectó el colon y el intestino, y permaneció internado hasta el 3 de septiembre en la clínica Santa Isabel del barrio de Flores.

El 22 de octubre, Martín fue detenido en su casa para cumplir una pena de cinco días de cárcel por actos de violencia en un partido en la Bombonera ante Atlético Rafaela, el 30 de octubre del 2011, cuando le hizo un gesto de degüello a Di Zeo.

A fines de ese mismo mes, Martín violó la prohibición a ingresar a los estadios y entró al estadio Monumental para presenciar el superclásico contra River, por lo que también podría ser condenado a una pena de prisión domiciliaria. (Télam)

Comentarios

Ingresa tu comentario