Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Activistas trans denuncian brutal agresión de la Policía Metropolitana

La líder trans Diana Sacayán y otras integrantes del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación denunciaron que la Metropolitana las golpeó y detuvo sin motivos a Sacayán y a un empleado del Inadi.

(CABA) La activista trans Diana Sacayán denunció que efectivos de la Policía Metropolitana la golpearon y detuvieron “injustamente” junto a un trabajador del Inadi, luego de que ella y algunas compañeras del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL) reaccionaran, en la calle, a las agresiones de un hombre que profirió un “insulto transfóbico” cuando las vio pasar. Mientras que ella y Martín Lanfranco fueron llevados a una dependencia de la Metropolitana en la que permanecieron alrededor de nuevo horas, bajo la acusación de “atentado y resistencia la autoridad”, Sacayán aseguró que su agresor fue llevado “sin esposar” al mismo lugar y luego pudo retirarse. Por los golpes de los efectivos, dijo Sacayán, otra de las activistas trans con quien iba por la calle cuando reaccionaron ante los insultos, ayer permanecía internada en el Policlínico de San Justo, porque “le pegaron un golpe en el pecho a pesar de que tiene puesto un marcapasos y que hoy (por ayer) amaneció toda hinchada”. Sacayán y Lanfranco adelantaron que hoy radicarán una denuncia penal, para la que cuentan con videos y fotografías.

“Es una vergüenza lo que pasó. No podemos vivir amenazadas por las propias fuerzas de seguridad que deberían cuidarnos. Y además, ¿qué es esto de que vamos por la calle y nos griten ‘travas de mierda’? Somos sujetas de derechos. Hay una parte de la sociedad que se niega a reconocer esto, y una parte de las fuerzas policiales no sabe comportarse como tales y usa la fuerza bruta, recurre a un uso irracional de la fuerza”, dijo Sacayán en diálogo con Pagina12. “Lo que pasó fue tan ridículo e inusual que me retrotrae a lo peor de la Bonaerense hace 15 a 20 años, cuando regían los edictos policiales.”

El miércoles, alrededor de las 3 de la tarde, Sacayán y seis activistas trans caminaban por la estructura del metrobús de la Avenida 9 de Julio, a la altura de Alsina, en busca de la parada del colectivo 129, para viajar a La Plata. “Estábamos rumbo a la sesión de la Legislatura para solicitar el tratamiento de la ley de cupo laboral de la provincia de Buenos Aires. Mientras buscábamos la parada, pasamos por al lado de donde estaba este tipo, que nos insulta, nos agrede. Imaginate un grupo de chicas caminando, qué sé yo. Seguimos calladas un poco, el tipo gritó, respondimos. Yo me hago cargo de que me defendí, no sé esconderme, no es mi estilo. Me hago cargo y mis compañeras también, pero él nunca fue patoteado ni nada”, relató Sacayán.

Poco después, “el tipo tiró unas piñas y fue muy rápido todo”. “Inmediatamente, en la batahola, vino la policía”, dijo Sacayán, quien recordó que al notar eso, ella y sus compañeras procuraron seguir camino a la parada del colectivo, pero que una policía mujer le pidió que volviera. “Me decía ‘vení, queremos identificarte’, y le digo ‘estamos yendo a un lugar, identificalo a él que nos gritó cosas, nos insultó, nos patoteó. No nos vengas a pedir solamente a nosotras, en todo caso a los dos’. Pero se me acercó, me agarró del brazo, me lo quiso torcer y me zafé. No me iba a dejar llevar presa”, contó la activista. Hasta entonces, dijo Sacayán, los efectivos eran cuatro, tres varones y la mujer. Tras esa resistencia al lugar llegaron más uniformados, al tiempo que arribaban trabajadores del área de diversidad sexual del Inadi, convocados por algunas de las activistas.

Sacayán aseguró que “la gente se empezó a amontonar, pero eran todos espectadores” y “la 9 de Julio estaba cortada, porque las compañeras no querían que los policías me llevaran, querían hacer que me suelten. Las chicas se pusieron como locas, ‘dejenlán, dejenlán’, gritaban”. En esos momentos, denunció la activista, una de sus compañeras, Bianca Moreno, recibió el golpe en el pecho, otra, Sonia Díaz, una patada en una pierna para que cayera al piso; también, dijo, Mónica Flores y Verónica Luna sufrieron maltrato; Sacayán contó que un efectivo “de un grupo especial, con tono cordobés, más de 1,80, que después se hacía el amable” estuvo a poco de emplear contra ella una pistola eléctrica, aunque desistió “porque le dije ‘la vas a empeorar, no lo hagas, quedate tranquilo’ y no lo hizo”.

En tanto, “el tipo que nos agredió estaba parado con una mujer, riéndose de la situación”, agregó la activista.
Poco después, ella y Lanfranco fueron llevados, con esposas, a dependencias que la Policía Metropolitana tiene en Zabaleta al 400, en Parque Patricios, donde permanecieron hasta poco después de las 3 de la madrugada de ayer. El hombre cuyos insultos dieron comienzo a la secuencia no estuvo demorado.

activistas trans2

Fuente: Página12

Comentarios

Ingresa tu comentario