Buenos Aires, 23/10/2017, edición Nº 1804

Activista estadounidense Vani Hari recomienda un metodo para comer saludable

Plantea cómo eliminar alimentos nocivos y evitar las "calorías químicas".

Vani Hari es una bloguera y activista estadounidense que, hace cuatro años, creó su blog”Food Babe”, el cual alcanzó los cuatro millones de seguidores. El mismo, bajo el lema “movimiento por un estilo de vida saludable”, tuvo a Hari investigando y estudiando los ingredientes de todos los productos que emplea la industria alimentaria y cuáles son los efectos que provoca en la salud.

Un ejemplo claro es lo sucedido con la cadena de comida rápida Subway, quien debió eliminar un fuerte químico de su pan (la azodicarbonamida) tras una lucha de esta activista. “Food Babe” se ha convertido en un fenómeno que excedió los Estados Unidos y posee fanáticos por todo el mundo. En la actualidad, Vani Hari es considerada una de las treinta personas más influyentes de Internet. Su libro “The Food Babe” ha sido un éxito en ventas.

Plan de 21 días

En “The Food Babe”, Vani Hari reveló cuáles son las claves necesarias para aprender a comer sano y eximir al cuerpo de toxinas. El plan consiste en seguir durante 21 días un método que cambie la forma de alimentarse y pueda provocar beneficios en el cuerpo. Esta guía llena de consejos tiene un propósito: evitar alimentos nocivos para salud. Reglas, rutinas y recetas junto a la experiencia personal de la autora, en donde anima a que las personas reflexionen sobre la importancia de comer en forma saludable, dejando de lado la estética y las modas.

El libro fue un éxito en ventas y confirmó por qué a Vani Hari la siguen milones de seguidores

Durante los 21 días planteados, se desarrollarán la misma cantidad de hábitos sencillos, aplicados en forma continuada que sólo buscarán evitar el consumo de aquellos alimentos con componentes químicos que son una amenaza para la salud. Algunos de estos hábitos: beber en ayunas agua tibia con limón, tomar una bebida verde al día, aumentar las porciones de frutas y verduras (seis o más), reducir los lácteos, comer más vegetales crudos y evitar las “comidas rápidas”.

15 ingredientes nocivos

En su libro, Hari anima a evitar el consumo de los 15 principales ingredientes nocivos para la salud y a conocer las formas de manipulación comercial y de fabricación empleados por la industria alimentaria.

Según Vani Hari, “somos los compuestos químicos que comemos” y existen quince generadores de enfermedad que, según esta experta, se encuentran “en cualquiera de los alimentos, snacks o bebidas que hayan tomado hoy”. Las 15 sustancias son: las hormonas del crecimiento de la carne, los pesticidas, la harina refinada, el bisfenol, el jarabe de maíz de alta fructosa, los edulcorantes artificiales, conservantes, grasas trans, antibióticos, saborizantes artificiales y naturales, colorantes alimentarios, acondicionadores de masa (para panadería), aditivos, el glutamato monosídico (potenciador del sabor típico de la comida rápida) y los metales pesados.

Calorías químicas

Vani Hari llegó a tener un sobrepeso de mas de 12 kilos: “con más de veinte años estaba gorda y me sentía cansada y estresada”. La causa estaba en el tipo de comida rápida y la cantidad de dulces que consumía. Pero la solución no fue ponerse a dieta sino dejar de tomar azúcares refinados y casi todo tipo de carnes y empezar a consumir alimentos orgánicos frescos: frutas, verduras, cereales, grasas saludables y todo tipo de alimentos integrales.

El desayuno es clave en toda dieta

Hari detalla en su libro los compuestos químicos que engordan: el pesticida atracina, BPA (en los envases de plástico), el estradiol (estrógeno sintético que se administra a las vacas), fructosa (muy presente en alimentos procesados y refrescos), genisteína (presente en los alimentos con soja), glutamato monosódico (en alimentos procesados y platos de cocina asiática), ftalatos (en envases alimentarios) y la tributiltina (en pescados y mariscos).

Las críticas a su método

Su web tiene una legión de seguidores y Vani Hari no duda en lanzarse a la calle para promover protestas callejeras o hacer campañas en contra de grandes gigantes de la alimentación. La gran presión de la activista hizo que muchas marcas cambiaran políticas de comunicación o hasta eliminen productos de sus alimentos.

Como es habitual, su lucha ha despertado voces en contra. Expertos del sector alimenticio se pararon en la vereda de enfrente de Hari, levantando banderas en su contra. La explicación radica en que carece de formación (no es médica nutricionista) o la experiencia como para abordar el análisis científico de las sustancias perjudicables a las que critica enfáticamente. Tras el episodio con Subway, la FDA no ha encontrado que las cantidades de azodicarbonamida del pan empleado por la cadena fueran cancerígenas.

Comentarios

Ingresa tu comentario