Buenos Aires, 23/10/2017, edición Nº 1804

Abuelas recuperó al nieto 106 apropiado durante la dictadura

“El nieto 106 se llama Pablo Gaona Miranda y tiene una abuela que siempre lo esperó”, dijo Estela de Carlotto. (Ciudad de Buenos Aires) Abuelas de Plaza de Mayo, organización humanitaria que se dedica a la búsqueda de hijos de desaparecidos robados durante la dictadura argentina (1976-1983), anunció anoche a través de un comunicado de prensa la restitución de la identidad al nieto número 106. Las Abuelas de Plaza de...

“El nieto 106 se llama Pablo Gaona Miranda y tiene una abuela que siempre lo esperó”, dijo Estela de Carlotto.

20120807-110521.jpg

(Ciudad de Buenos Aires) Abuelas de Plaza de Mayo, organización humanitaria que se dedica a la búsqueda de hijos de desaparecidos robados durante la dictadura argentina (1976-1983), anunció anoche a través de un comunicado de prensa la restitución de la identidad al nieto número 106.

Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron este mediodía en conferencia de prensa la restitución de la identidad a Pablo Javier Gaona Miranda, quien es el nieto número 106 en recuperar su historia.

Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, presentó la recuperación del nieto 106 y afirmó que Pablo Javier Gaona Miranda, nació el 13 de abril de 1978 y fue secuestrado el 15 de mayo de ese mismo año, hijo de Ricardo Gaona Paiva -nacido en Paraguay- y de María Rosa Miranda, oriunda de Córdoba.

Abuelas estima que unos 500 hijos de desaparecidos, fueron robados y apropiados por represores o sus cómplices durante la dictadura.

El pasado 5 de julio, los ex dictadores Jorge Videla y Reynaldo Bignone fueron condenados a 50 y 15 años de cárcel respectivamente, por su responsabilidad en un plan sistemático de robo de bebés.

Otros siete acusados en el juicio que duró un año y medio recibieron condenas de entre cinco y 40 años, entre ellos tres jefes navales, dos jefes del ejército, un capitán médico obstetra y una mujer apropiadora, mientras que otro jefe naval y un policía fueron absueltos.

En el juicio se probó que hubo maternidades clandestinas en los campos de concentración, donde las detenidas-desaparecidas parían en condiciones infrahumanas, sus bebés les eran arrebatados y luego eran asesinadas.

Comentarios

Ingresa tu comentario