Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

En Abasto, cerca de La Plata, desbarataron una red que organizaba riñas de gallos

Cerca de La Plata organizaban riñas de gallo con apuestas ilegales, compra venta de ejemplares y “grandes premios” para los criadores

(PBA) A sólo 20 minutos de la capital provincial, los fines de semana, feriados y en “fechas patrias” se organizaban riñas de gallo con apuestas ilegales, compra venta de ejemplares y “grandes premios” para los criadores. No se trata de un cuento de ficción: la policía de La Plata allanó esta semana un predio y secuestró 110 animales preparados para la pelea. Además, allí encontró un ring ovalado con manchas de sangre; 35 picos de metal; dos púas de acero; 11 guantines; 18 bozales de cuero; un cronómetro y frascos con sustancias medicinales.

Rinas-gallos-Abasto_CLAIMA20160526_0260_17

El procedimiento se hizo en 515 y 214, en la localidad de Abasto. Es un complejo de 50 metros de frente y 100 de fondo. Allí estaban las jaulas con los “riñadores”, y sus propietarios quedaron involucrados por un delito previsto en la llamada Ley Sarmiento (14.346) de Protección de los Animales. Según trascendió en fuentes judiciales, los hermanos Franco (39) y Nicolás (29) Alfonsín serían los presuntos organizadores de las peleas, que convocaban hasta 100 personas en cada encuentro.

Todo comenzó con una denuncia anónima que ingresó a una seccional de City Bell y a partir de allí se descubrió un sistema que incluiría la comercialización y adiestramiento de los animales. En el mercado marginal cada gallo preparado para la riña cuesta hasta 4.000 pesos, dijeron los investigadores.

Rinas-gallos-Abasto_CLAIMA20160526_0262_17

El negocio clandestino que se mueve alrededor de esta actividad incluye el tráfico de sustancias medicinales y en la Justicia platense no descartan que también haya comercio de estupefacientes.

Las peleas se promocionaban por las redes sociales y por circuitos clandestinos de difusión. En los rodeos había competidores de otros puntos del Conurbano y también llegaban “galleros” del resto del país. “Sabemos que había participantes que venían desde La Matanza y la zona oeste del Gran Buenos Aires”, admitió uno de los oficiales, que trabajó en el operativo.

Rinas-gallos-Abasto_CLAIMA20160526_0264_28

Rinas-gallos-Abasto_CLAIMA20160526_0259_17

El “reñidero” platense quedó desmantelado, pero la investigación continúa. Garganta y la jueza Marcela Garmendia autorizaron el rastreo de las llamadas de varios celulares incautados en el procedimiento. NT

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario