Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

¿A qué le cantan los murguistas en los barrios porteños?

Creencias, crisis política europea, islas Malvinas, el Riachuelo y la actualidad porteña son tema de las murgas que, con letras compuestas colectivamente, son voceras de las inquietudes de los vecinos en estos recuperados feriados de Carnaval. Télam entrevistó a integrantes de las murgas de La Paternal, Parque Patricios, La Boca y Boedo, a fin de componer un muestrario de las preocupaciones y curiosidades que inspiran a los artistas populares, para...

Creencias, crisis política europea, islas Malvinas, el Riachuelo y la actualidad porteña son tema de las murgas que, con letras compuestas colectivamente, son voceras de las inquietudes de los vecinos en estos recuperados feriados de Carnaval.

20120219-190329.jpg

Télam entrevistó a integrantes de las murgas de La Paternal, Parque Patricios, La Boca y Boedo, a fin de componer un muestrario de las preocupaciones y curiosidades que inspiran a los artistas populares, para quienes “Carnaval es todo el año”.

Que el ritmo sea festivo y las lentejuelas un estallido de color, no tiene por qué implicar banalidad, como puede constatarse en las letras que expresan variedad de inquietudes, hablan de todo, y cumplen con el requisito carnavalero de “subvertir el orden” con esa ventaja que da la ironía y la parodia rioplatenses.

Franco Obispo integra la murga “Los Mismos de Siempre”, de La Paternal, que elaboró una parodia sobre las creencias en la que dialogan creyentes musulmanes, católicos, judíos, de la `new age` y de la tecnología.

“La elaboración de la letra es colectiva y toda la gente participa, apenas termina el Carnaval, juntándose para ver qué temas trabajamos para el siguiente, investigando y buscando información hasta definir la crítica”, contó Obispo a Télam.

Para los Carnavales 2012, “queremos dar a entender que existen matices, y que no desechemos las diferencias porque enriquecen”.

La letra de “Creer o reventar” dice que “gracias a Dios, Yahvé, Alá/ estamos todos acá”, y hace una presentación de cada credo, empezando por el cristiano: “Dios me bendijo al nacer y con su amor infinito/ Me dio salud, matrimonio, trabajo y mis nueve hijos/ Qué generoso el Señor, cuántas cosas me brindó/ Aunque en la maternidad, creo que exageró”.

“Cinco veces por jornada, a la exacta ubicación/ De nuestras mecas sagradas/ apuntas cada oración/ Nuestra devoción crece, como un río que no seca/ Hasta usamos GPS para no errarle a las mecas”, dice el musulmán.

El judío afirma: “Yo soy del pueblo elegido/ soy un hombre laborioso/ Peino mi barba seguido/ cuido la kipá, el gorro/ y estos dos bucles hermosos”.

El diálogo deriva en una discusión sobre la comida, hasta que interviene un partidario de la nueva era o new age: “Si es cuestión de alimentarse, orgánico e integral/ No existen fechas sagradas, lo único que está mal/ Es que para la picada se muera algún animal/ Por eso nuestros nutrientes son de origen vegetal”.

Se revela entonces un personaje misterioso, el Rey Momo, que convoca a creer en la alegría del Carnaval: “Creo, al igual que estos señores,/ en el cielo forrado de banderines por todas partes/ Como sonrisas de trapo en pleno vuelo/ Ese cielo que abraza los estandartes/ Y sale a bailar con ellos todo febrero”.

“Y me gusta el dinero cuando no es de unos pocos/ Y no se vuelve el amo del reino de los locos/ Cuando no se permuta por nuestra dignidad/ No respetando el esfuerzo ni la edad/ Olvidando a su paso a maestros y jubilados/ Y a los que viven fuera de los barrios cerrados/ Me gusta cuando es tela y esa tela es banderas/ Envolviendo en su abrazo a todos los que quiero”.

Con Europa en plena crisis, la murga “Alucinados de Parque Patricios” aconseja no caer en el engañoso discurso del poder.

La “Crítica Alucinada 2012” se titula “Para no olvidar” y en sus estrofas -bailadas con la cadencia de esa misma canción de Andrés Calamaro- canta: “Ay Europa querida/ parecés nuestra vieja Argentina/ con los bancos mandando/ y enviando la gente al tacho”.

“Grecia cae de golpe/ Portugal se derrumba a pedazos/ y España no aguanta tanto golpe y coletazo/ Sarkozy-Merkel mienten/ el ajuste no es un atajo/ solo ves desempleo/ donde había trabajo/ si te puedo dar un consejito Europa/ mejor olvida… esos ajustes…/ son puro cuento… son puro embuste”.

Y compara con la crisis argentina del 2001: “No me olvido de nada/ no me olvido de las cacerolas/ los piquetes, las tomas y los pibitos en bolas/ La deuda al carajo/ que la pague el banco que la trajo/ para mi gente quiero/ una mesa con pan y trabajo”.

Facundo Carman, de “Los Amantes de La Boca”, dijo a Télam que “la crítica nuestra siempre tiene que ver con problemas o cosas que pasaron en la zona sur: a diferencia de la mayoría de las murgas que trabajan sobre la tele o hechos políticos en general, es una forma de reforzar la identidad desde la pertenencia barrial”.

Por eso, la crítica se dedica al Riachuelo: “Con gran propaganda llegaron los planes/ los de María Julia fueron los más grandes/ te das un bañito todo contento/ y los salvavidas son excrementos”.

“Desde que dijeron lo van a limpiar/ sacaron petróleo como en el Irak./ Ojalá algún día metamos los pies/ (…) Tan sólo tiene un sueño este murgón/ te queremos ver limpito y sin olor”.

“La Gloriosa de Boedo” agradece que “ahora tenemos lunes/ y martes pa` festejar/ muchas gracias Presidenta/ no le vamos a fallar”, según contó a Télam Carlos Díaz.

Y advierten al jefe de gobierno porteño: “Mauricio (Macri), pará la oreja/ te queremos avisar/ la ciudad está de fiesta/ ha llegado el Carnaval/ por más que te hagás el sota/ ni un afiche pa` pegar/ el pueblo ya se ha enterado/ y las calles va a llenar/ explotando la alegría/ de la fiesta popular”.

También dedica un párrafo a Guillermo, de la casa real británica: “Principito de Inglaterra/ te queremos avisar/ no son `Falclan`, son Malvinas/ de Argentina y nada más/ nosotros somos el pueblo/ de la murga y Carnaval/ Piratita de juguete/ ¡la murga te vamos a dar!/ viniste a buscar petróleo/ y la nafta no te da”.

El trabajo de todo un año se vuelca ahora a las calles de los barrios, por donde ruedan contentas las murgas al son del bombo con platillo, ¡para que se enteren todos los vecinos!

Comentarios

Ingresa tu comentario