Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

SUBEN: los subsidios a empresas de transporte se duplicaron en 2012

Pese a los anuncios del Gobierno nacional, por los que aumentarán las tarifas para quienes no posean la tarjeta SUBE, los subsidios, y en particular aquellos destinados al sector transporte, se incrementaron en lo que va de 2012. (Ciudad de Buenos Aires) Los esfuerzos del ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, para mostrar gestión en materia de transporte público tienen una contra-cara: la propia gestión. Si bien ayer Randazzo...

Pese a los anuncios del Gobierno nacional, por los que aumentarán las tarifas para quienes no posean la tarjeta SUBE, los subsidios, y en particular aquellos destinados al sector transporte, se incrementaron en lo que va de 2012.

(Ciudad de Buenos Aires) Los esfuerzos del ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, para mostrar gestión en materia de transporte público tienen una contra-cara: la propia gestión.

Si bien ayer Randazzo anunció que los pasajeros que no cuenten con la tan querida tarjeta SUBE, pagaran el boleto con aumentos, durante el primer cuatrimestre, los subsidios a empresas de colectivos del año un aumento del 97% con relación a igual lapso de 2011: eso significa 9 veces más que al resto de los sectores económicos. De mantenerse este porcentaje en lo que resta del año (un 25% promedio mensual de alza), el costo fiscal de los aportes nacionales a las empresas de colectivos podría sumar más de $ 20 mil millones en 2012.

Los aportes destinados al Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte representaron hasta abril un desembolso del Estado nacional de $ 3.895,6 millones , casi el doble que los $ 1.975,8 millones del mismo período del año pasado, según la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

En igual lapso, el total de subsidios tuvo un incremento del 22%, pero si se excluye a los destinados a los colectivos la suba fue del 10,6%: la mitad del crecimiento en el esfuerzo fiscal.

Este dato demuestra el fuerte peso del incremento en los beneficios al autotransporte y, por lo mismo, la repentina urgencia demostrada con el anuncio de hoy por cortar ese chorro que implica una sangría de recursos creciente y poco orientada a sus “declamados” beneficiarios.

En cuanto a los pasajes de trenes, que también mantendrán su valores sólo para usuarios con SUBE, los desembolsos del Gobierno para las líneas Sarmiento y Mitre, reestatizadas hace dos meses, aumentaron un 33% y se espera una suba similar en los próximos días para el resto de los ferrocarriles metropolitanos. El año pasado, el Estado destinó $ 6.837 millones en subsidios a los trenes.

Subsidios a trenes: en seis años se triplicaron. Fuente: IDESA en base a datos de ASAP y CNRT.

La impronta antisubsidios de principios de año, que tenía por objetivo declarado hacer sintonía fina y otorgar los beneficios a quienes más lo necesitan, se fue desvaneciendo con el correr de los meses.

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, dijo hoy que ahora sí van a apuntar con los subsidios a las personas y no a las empresas, pero las dudas, como antes ocurrió con los destinados a los consumos energéticos, se multiplican.

Además de explicar el aumento de las tarifas ($ 2 el viaje en colectivos y $ 1,5 en tren, desde el 6 de agosto), el ministro aclaró que el monto total de subsidios que otorga el Estado nacional a las empresas de transporte público quedará congelado a partir de este mes (julio), por lo que todo incremento de costos que se produzca deberá ser resuelto por los municipios y gobernaciones.

Basta recordar que cuando el subte porteño pasó a la gestión Macri, y se le quitaron los subsidios a Metrovías, automáticamente se dispuso aumentar el viaje un 130% y surgieron problemas en la empresa para afrontar el pago de haberes que derivaron en sucesivas medidas de fuerza de los Metrodelegados. El servicio, no sólo no mejoró sino que claramente empeoró. Habrá que ver ahora que pasa con los colectivos del Interior del país y los ramales internos de cada distrito si ahora deberán arreglarse por las suyas, sin el apoyo del Gobierno nacional.

Lo cierto es que, aunque ahora se insiste con la sintonía fina, los subsidios al autotransporte aumentaron un 464% entre 2007 y 2011, y en lo que va del año el incremento supera al de esos años. (Fortuna)

Comentarios

Ingresa tu comentario