Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

A Lanata le harán un trasplante de riñón y un familiar será donante

Ultimo momento...

Jorge Lanata reveló que se hará un trasplante de riñón en febrero.

lanata puerto madero faena hotel
(CABA) El periodista Jorge Lanata confirmó que le harán un trasplante de riñón en febrero, a raíz de la insuficiencia renal que sufre desde 2011 . A su vez, adelantó que la donante podría ser su esposa, Sara Stewart Brown, con quien se reconcilió recientemente luego de un mes de separación.

“Quiero trasplantarme en febrero”, aseguró Lanata a la revista Noticias, y aclaró que ya conversó con su médico para realizar la operación.

“La fístula que me habían puesto hace dos años no sirve y duele como la concha de la madre, así que ahora me dan por un catéter, que encima se me infectó. No quiero estar cinco años así”, contó el periodista sobre el tratamiento que recibe por su insuficiencia renal.

Lanata realiza diálisis tres veces por semana, y además tiene problemas respiratorios y diabetes. Había dejado de hacer diálisis, pero hace un mes tuvo que volver de urgencia. En ese momento fue internado en el mismo hospital en el que se encontraba la presidenta Cristina Kirchner.

“Tuve que volver a la diálisis porque me había operado una hernia, me dolía mucho y me dieron metadona, un analgésico que me mató. Me desequilibró todo”, contó el conductor de Periodismo para todos a la revista.

En “Lanata”, se dan detalles sobre los inconvenientes de salud que sufre el periodista.

Su médico, Julio Bruetman, jefe de Clínica Médica del Hospital Británico, explica allí que Lanata tiene apneas severas, por lo que debe usar una máquina de presión que le proporciona aire para dormir. Además, sufre de insuficiencia renal.

Bruetman cuenta que en 2010 lo salvó dos veces de la muerte de casualidad, luego de un viaje a México, cuando se deshidrató y debió iniciar diálisis de urgencia, y en Bariloche, cuando sufrió pericarditis aguda y fue operado en el Hospital Británico.

En México se intoxicó, se descompuso, se deshidrató y regresó a Buenos Aires al borde de la muerte, porque le dejó de funcionar un riñón. “Su disfunción renal es irreversible”, asegura el médico en el libro. Esa es la razón por la que debe realizarse diálisis.

Lanata padece además diabetes tipo 2, vinculada con la obesidad. En 1999 llegó a pesar 150 kilos y estuvo a punto de entrar en un coma diabético. “Fumaba más de dos atados de cigarrillos por día, lo que aumentaba el riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular” explica Bruetman.

Por si esto fuera poco, Lanata, según le relató él mismo a Majul, tomó ocho gramos de cocaína durante casi 10 años, hasta que realizó un tratamiento de desintoxicación en Estados Unidos. Además, fumó muchísimo durante toda su vida y, contra la indicación de su médico, sigue haciéndolo, incluso en cámara.

“Es difícil de comprender cómo con semejante consumo de cocaína, tabaquismo, diabetes de muy difícil control por sus ciento cincuenta kilos, hipertensión, el colesterol por las nubes y una pericarditis que casi lo mata, el tipo esté vivo”, narra con dramatismo Bruetman.

Comentarios

Ingresa tu comentario