Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

A la buena de Dios: las reliquias del viejo subte A se venden por internet

En Mercado Libre, pedían $ 2.000 por un comando de una formación de la centenaria La Brugeoise y $ 10 mil por un doble asiento. El tema ya está en la Justicia, pero reabre el debate sobre el descuido de estas piezas centenarias por parte del Gobierno porteño. (Ciudad de Buenos Aires) Según informó el diario Perfil, un estudiante de abogacía encontró un aviso en Mercado Libre y presentó una...

En Mercado Libre, pedían $ 2.000 por un comando de una formación de la centenaria La Brugeoise y $ 10 mil por un doble asiento. El tema ya está en la Justicia, pero reabre el debate sobre el descuido de estas piezas centenarias por parte del Gobierno porteño.

(Ciudad de Buenos Aires) Según informó el diario Perfil, un estudiante de abogacía encontró un aviso en Mercado Libre y presentó una denuncia judicial.
.

El 17 de enero apareció en el sitio de ventas Mercado Libre un aviso que ofrecía a $ 2.000 un “comando de manejo” de uno de los viejos coches. El mismo artículo se ofrecía también como subasta, con base $ 1, y fue publicado también en la web de avisos clasificados Alamaula.

Toda la información consta en una causa abierta en el juzgado en lo Contencioso y Administrativo a cargo de la jueza María Elena Liberatori y patrocinada por la Defensoría Nº 2 de la Ciudad, a cargo de Ramiro Sánchez Correa, a partir de una denuncia presentada por la legisladora porteña María Rachid (FPV), con la adhesión de otros diputados y los metrodelegados.

Las publicaciones habían sido descubiertas por Matías Profeta, estudiante de abogacía y aficionado a los trenes. “También encontré que en listas de correo de ferroaficionados se ofrecía un asiento de esos coches a $ 10 mil”, indicó. A partir de su hallazgo, presentó un recurso de amparo para que se le permitiera ir a revisar los históricos coches.

La Justicia ordenó a Sbase, la empresa estatal de subtes, que le abriera las puertas de los talleres Polvorín, Mariano Acosta y el depósito Laverden. En el primero están las tres formaciones que serán restauradas. Y los otros dos albergan a la intemperie y con escasa seguridad a los cerca de 75 coches restantes.

“En la visita, a la que fui con un fotógrafo y un camarógrafo, pude corroborar que faltaban algunas tulipas, aunque no se puede descartar que se hayan roto en el traslado, y algunos pocos asientos”, relata.

Siempre según Perfil, fuentes de la Defensoría (que tiene una unidad encargada de investigar delitos contra el patrimonio histórico) indicaron que están investigando si se trata de un caso aislado o hubo otros similares.

Queda por determinar si los artículos ofrecidos fueron tomados de las “brujas” (como les dicen los aficionados) cuando se cerró la línea A o fueron tomados anteriormente. “La única posibilidad de tenerlos legalmente es haber comprado algunos de los pocos que fueron hechos chatarra. Pero en cien años, esto solamente les pasó a veinte coches, que ya estaban en muy mal estado por incendios u otros incidentes, y el propietario debería tener un certificado”, considera Profeta.

Desde Sbase aseguraron que están al tanto de la publicación y que investigan su origen. Sostienen además que los trenes no tienen ningún faltante. “Ya hicimos un inventario con fecha y firmado por un escribano, y redoblamos la seguridad para que no haya ningún robo”, indicaron.

En el taller Mariano Acosta los coches están al aire libre, y sólo algunos pocos tapados con lonas. Para cuidarlos hay dos policías y agentes de la empresa de seguridad privada Teamseg, convocados especialmente para protegerlos.

Varios trabajadores del Premetro afirmaron que esta semana fue descubierto a uno de los empleados de esa firma mientras estaba intentando llevarse tulipas y espejos los viejos trenes. Aunque esta versión fue desmentida tanto por la empresa como por Sbase, los metrodelegados están en alerta.

“Tenemos información de que se arrancaron asientos y que se están vendiendo. Hay muy poca seguridad. Cualquiera puede saltar los muros y entrar a los talleres”, indicó Néstor Segovia, secretario adjunto del gremio.

Comentarios

Ingresa tu comentario