Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

A causa de los aumentos en los precios se redujo el consumo en kioscos

El aumento de precios y la mayor planificación a la hora de consumir ha producido la retracción del consumo en el sector de los kioscos. (CABA) En la ventana de una casa o sobre una bicicleta, rodante. En una esquina, con letreros luminosos; en un local estrecho de mitad de cuadra, o en un parque con forma de glorieta. Cualquiera sea su versión, el quiosco se adaptó con versatilidad a...

El aumento de precios y la mayor planificación a la hora de consumir ha producido la retracción del consumo en el sector de los kioscos.

Imagekiosco

(CABA) En la ventana de una casa o sobre una bicicleta, rodante. En una esquina, con letreros luminosos; en un local estrecho de mitad de cuadra, o en un parque con forma de glorieta. Cualquiera sea su versión, el quiosco se adaptó con versatilidad a los tiempos para cubrir necesidades al paso y se convirtió en el típico proveedor de dulces, cigarrillos, bebidas y otros antojos, y hasta de llamadas telefónicas y pasajes, reducidos en su versión moderna a recargas virtuales.

Pese a semejante diversidad, los quioscos no pudieron eludir la baja del consumo. Por el contrario: debido a sus características ventas por impulso, las que se hacen sin planificación ni mayor análisis sobre el gasto, el descenso fue mayor. Según Nielsen, los más de 100.000 quioscos que hay en el país -aunque la cuenta informal es mayor- sufrieron una merma de 5,7% interanual de ventas, en volúmenes, entre enero y noviembre (último dato disponible). Esto posicionó al canal muy por debajo de otros, como los supermercados o autoservicios. “En el escenario actual, el shopper planifica mucho más sus compras y restringe las que no son tan necesarias. El quiosco, que es en esencia un canal de impulsividad, se ve directamente impactado“, explica Facundo Aragón, gerente de cuentas de Nielsen.

En relación con esa particularidad, destaca que, si bien la mayoría de las categorías tuvieron bajas, entre las golosinas, el público compró menos alfajores, chocolates y snacks.

La baja en cantidades no fue tal en montos. Según datos de Euromonitor referidos a diferentes productos, las sumas siguieron trepando en 2014. Ello, pese a que aun los consumidores que cedieron a sus tentaciones ajustaron igualmente sus preferencias a opciones más económicas, según analiza Nicolás Manrique, gerente de marketing de chocolates de Nestlé. En una zona de alto tránsito, un quiosco puede promediar una facturación de $ 100.000 al mes, estima Matías Togni, analista de investigación de Euromonitor.

aa-kiosco-tetey67

Como en el resto de los alimentos, la inflación elevó los precios en los quioscos. Según coincidieron las distintas fuentes consultadas, la suba se ubicó entre 35 y 40%. Aunque las diferencias entre los productos son tan amplias como el universo de comercios. Las grandes firmas, explica Manrique, ponen precios de referencia. “El remarque depende de cada dueño -ratifica Adrián Palacios, presidente de la Unión Kiosqueros de la República Argentina (UKRA)-. No es lo mismo un quiosco en la calle Florida que en el conurbano.

Las alzas afectaron igualmente a los cigarrillos, uno de los principales productos de tracción que también restó volumen al negocio en 2014. Durante el año, hubo cuatro subas, que arrojaron un incremento acumulado en torno al 60%. De acuerdo con datos oficiales, el costo promedio fue de $ 10,50 en 2013 a más de $ 17 en diciembre último. La reducción de ventas se sintió en los quioscos, que concentran, según la cámara de distribuidores de tabaco, más del 90% de las operaciones.

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario