Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

A 146 años de su inauguración, cuatro curiosidades del Cementerio de Chacarita

Fue construido en tiempo record cuando la epidemia de fiebre amarilla comenzó a hacer estragos en la Ciudad. Dónde estaba originalmente y otros datos curiosos.

(CABA) Un 14 de abril, pero de 1871, se inauguraba el Cementerio de Chacarita que fue construido en tiempo record cuando la epidemia de fiebre amarilla comenzó a hacer estragos en la Ciudad de Buenos Aires.

La Nación habló con Hernán Santiago Vizzari, investigador histórico y autor de Cementerio de Chacarita, que contó 4 curiosidades de un lugar emblemático de la Ciudad.

1. El primer lugar donde se fundó, ahora es un parque
La epidemia hacía estragos en la Ciudad y los dos cementerios existentes (el del norte: Recoleta, y el del sur: en Parque Patricios estaban repletos) por eso se destinaron unas cinco hectáreas de lo que hoy es el Parque los Andes para fundar el “cementerio del oeste” lo que se conoció como el Cementerio Viejo. Allí llegaron a realizarse más de 500 inhumaciones en un sólo día.

Una Comisión del Consejo de Higiene y otra de la Municipalidad de Belgrano hizo 11 días antes de la inauguración un estudio Topográfico en la Chacarita, inspeccionando el lugar para emplazar un cementerio en el “local elegido” como también el camino de tierra que conduce al mismo.

Permanecería en ese lugar abierta hasta 1875 cuando se decide su ampliación y traslado a unos pocos metros hasta el lugar que ocupa en la actualidad.


2. Vías en tiempo récord para llevar los muertos
Los muertos por la fiebre amarilla eran tantos que las carretas no tenían tiempo de trasladarlos todos, por lo que se construyeron vías.
El 18 de abril de 1871, 4 días después de la apertura del cementerio, se habilita una estación en Corrientes y esquina Bermejo que recibía los cadáveres para ser llevados al Cementerio de la Chacarita por el ramal del Ferrocarril del Oeste.

El Ramal partía de la esquina Centro América (hoy avenida Pueyrredón) y Avenida Corrientes. Seguía por esta calle hacia el Oeste hasta su destino en las inmediaciones del nuevo cementerio. Tenía dos paradas: uno a la altura de la calle Medrano y otro en el cruce con Canning (hoy Avenida Scalabrini Ortiz). En el punto de partida se construyó un galpón depósito destinado a guardar los cadáveres. El 19 de Abril se inauguró la estación Bermejo.

3. Siguió funcionando hasta 11 años después de que se cerrara
En 1874 el Estado decide agrandar nuevamente el cementerio y le pide a Don Agustín Comastri que ceda las tierras linderas al viejo cementerio. Como eran muy extensas, Comastri se niega a cederlas y el Estado le expropió varias manzanas que tenían cultivos, pagándole un ínfimo precio por estas.

El año siguiente se clausura el viejo cementerio, pero siguió funcionando hasta 1886 donde quedó definitivamente cerrado. A principios de 1887 se exhumaron los cuerpos y fueron trasladados al osario general del nuevo complejo.

4. Quisieron cambiarle el nombre, pero por la gente lo conservó
EL 30 de Diciembre de 1886 se inaugura el “Cementerio del Oeste”, pero la población lo seguía llamado “de la Chacarita” por lo que en 1949 según el decreto N° 2.163 se deja como nombre definitivo “Cementerio de la Chacarita”.

Según detalló Vizzari, la implantación definitiva de la necrópolis alteró la fisonomía de la zona campesina y entristeció el lugar de inmediato. Pero por otro lado, el cementerio fue propulsor de progreso y adelanto. Se logró que llegara al lugar una línea Férrea (el tren de los muertos) además de dar el puntapié inicial a la llegada del Tramway Rural, los Tranvías de caballos, de vapor y luego eléctricos.

Esto derivó en la mejora de los caminos, en especial la actual avenida Corrientes y se registró una llegada masiva de obreros, queriendo abandonar los conventillos de la Ciudad para tener su casa propia. Además, aparecieron los comercios relacionados con el Cementerio: florerías, herrerías, marmolerías. NR


Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario