Buenos Aires, 17/10/2017, edición Nº 1798

50 shadows of Grey: Sombras nada más

Clarisa Ercolano, editora senior en MDZ Online, argumentó que en la película hay un mensaje "medieval" sobre las relaciones humanas.

(CABA) Él es el tipo poderoso y deseable que se auto presenta como un objeto diciendo “me tendrás a mi” Ella es la estudiante inexperta clase media que queda atontada y subyugada ante un personaje que al menos en la película tiene la capacidad de comerle el cerebro.

La típica historia de la princesa sin corona rescatada por el príncipe, que venimos escuchando desde que alguna vez alguien nos leyó Cenicienta se repite aquí, una vez más, remixada y con o sin azotes el cuento es más o menos el mismo. Vos mujer tenés una vida mediocre hasta que llega el y te rescata.

Claro que en este caso el rescate se paga aceptando prácticas sexuales que tal vez la protagonista jamás había pensado llevar a cabo y tratando de curarle el trauma a un tipo que bueno, pobrecito, como todos en la vida, ha sufrido alguna vez.

Un sujeto controlador y una mujer que duda y acepta. No soy experta en cine por lo cual mi análisis se enfoca más en el género. Sépanlo productores, las mujeres de hoy en su mayoría nos mantenemos sostenemos bancamos y forjamos solas, no esperamos príncipes ni mucho menos aceptamos golpes en el culo a cambio de tal o cual cosa.

Las mujeres de hoy, y cada vez más, aprendimos a salvarnos solas. El tema es que la sociedad, la industria cultural y a veces hasta nosotras mismas nos negamos a entenderlo o aceptarlo.

Pero en la película se ve otra cosa. Se ve una chica casi imbécil a la que se le caen las cosas de las manos al ver a Grey, deslumbrada con regalos costosos al mejor estilo de una Wanda Nara con cierto grado de cultura y recato.

Es más a la pobre Anastasia, le pregunta Greypara que vas a trabajar si lo tienes todo”. Claro, todo lo de él. La típica trampa, te doy todo, pero nada es tuyo. No sé si existan pocas cosas tan violentas como pedirle a una mujer que no ejerza su profesión y que no trabaje. Me parece medieval y no le veo nada de romántico.

Como tampoco le veo nada de romántico a este “hit de temporada” donde el controlar al otro parece ser la clave de eso que en el cine te venden como “amor”.

grey

Fuente: MDZ Online.

Comentarios

Ingresa tu comentario