Buenos Aires, 24/03/2017

En infracción: 478 boliches porteños fueron clausurados por denuncias de padres

Vecinos y padres denunciaron a los locales que cometen infracciones

(CABA) Los familiares de las víctimas de Cromañón y Beara armaron la ONG “Familias por la Vida”, y a mediados de 2013 habilitaron el 0800-999-2769 para que los padres y vecinos denuncien a los locales nocturnos que no cumplen con las medidas de seguridad. Desde entonces, realizaron 1.783 denuncias que derivaron en 478 clausuras. Esta ONG además de evitar nuevas tragedias, buscan concientizar a los jóvenes.

“Familias por la Vida” trabaja en conjunto con la Agencia Gubernamental de Control (AGC). Gracias al convenio vigente desde julio de 2013, cada vez que un vecino llama al 0800, la gente de la asociación le toma la denuncia y una vez por semana las presenta ante la AGC, que las incluye en su programación de inspecciones. A las 72 horas de recibido el expediente, se genera una visita de control al local.

Pueden ser incluidos todos los negocios dedicados a la nocturnidad, especialmente los bares, pubs y los llamados “Clase C“, que son las discotecas.

Sólo el año pasado, producto de la interacción con la ONG, la Ciudad recibió 538 denuncias de las cuales 134 terminaron en clausura de los locales, y gran parte del resto en algún tipo de sanción o acta de infracción. Significaron un 21,3% del total de denuncias y un 10,7% de las clausuras.

Las faltas más comunes fueron la violación de clausura, ausencia de habilitación, obstrucción de salidas de emergencia, falta de matafuegos y la realización de shows sin permiso. La mayoría de las sanciones se aplicaron en locales de Palermo, Recoleta, Caballito, Flores y Liniers.

La ONG Familias por la Vida no solamente puso a funcionar el 0800 sino que también hace campañas de prevención. Por ejemplo, cuando hay un recital van a los alrededores del estadio y reparten información sobre las medidas de seguridad que deben cumplir los locales nocturnos. “Nos pasa que al terminar recital no vemos casi ningún volante en el piso, muchos chicos se los llevan y nos han contado que hasta algunos padres los pegan en la heladera para tener el teléfono a mano”, contó Nilda Gómez, mamá de Mariano, una de las víctimas de Cromañón.

Gracias al trabajo de los familiares de víctimas, hace dos años la Legislatura porteña aprobó encarecer de $ 2.000 a $ 60.000 la sanción por violación de clausura. Y además se dispuso que aquellos dueños de boliches que ofrecían una probation cuando eran encontrados en infracción, en lugar de hacer trabajos comunitarios realicen un curso en la ONG, donde entran en contacto con los familiares de Cromañón y conocen la historia de los chicos que perdieron la vida en el incendio de Once. NT

clausurado

Comentarios

Ingresa tu comentario