“2da princesa” el unipersonal del Teatro del Abasto

Un cautivante monólogo de un pescador enamorado

(CABA) Sus primeras palabras traen la sal y el olor a pescado de un puerto. No estamos ante un poema sugerente y metafísico que hable del mar, sino ante los hechos, sudados y maldecidos, que suponen cargar los aparejos, las redes húmedas y pesadas, soportar el frío que corta la cara, atravesar el océano como un baqueano, como aquel que recorre un camino conocido pero traicionero.

El personaje principal es un pescador. Su soledad, que viene de no estar fijo en ninguna parte, se desprende de sus frases. Solo tiene un refugio inamovible, encendido para siempre en su pecho: el amor que siente por Laurita, la chica más linda del barrio del puerto.

Pero Laurita tiene marido. Es el timonel del barco, nuestro protagonista lo conoce bien. El timonel es rudo, cambiante, violento, misterioso, tal como el mar que navegan juntos.

“2da princesa” tiene un gran trabajo de investigación. Se despliega en escena la biografía íntima de ese pescador. Hay prendas de su amor y de su soledad que se revelan de a poco, generando atmósferas de intriga cercanas al thriller.

La dramaturgia es de Alejandro Schiappacasse, que también encarna al personaje, solo aunque muy bien acompañado por las luces de Lucas Orchessi y la escenografía de Rodrigo González Garillo.

Schiappacasse entiende el punto exacto del derrotero emocional de su criatura. Nos acerca sus emociones con una mezcla increíble de reciedumbre, sensiblilidad y sabiduría. Su pescador es frágil, está desesperado, tiene pocas cosas para darle al mundo. El actor, con sencillas frases y una entrega total, en cuerpo y alma, pone todo para hacernos sentir que estamos ante él. Y lo logra con creces: hace que salgamos del teatro encantados y sobrecogidos.

Para adquirir entradas hacé click acá. NT