El magistrado le impuso al ex comisario una caución de cien mil pesos, por lo que Alcalde estima que Potocar recuperará mañana la libertad luego del depósito. El motivo de la orden de Farías, a la que Campagnoli se opuso, asegura el abogado, “es la demora en la producción de pruebas en la causa”.

Calviño, jefe de Potocar en la jerarquía policial de la Policía porteña durante todo 2016, fue liberado el 21 de julio luego de pasar varias semanas preso por la misma acusación. Recibió la falta de mérito en un fallo de la Sala de Feria B, integrada por los jueces Scotto, Lucini y Pociello Argerich, que afirmó que no había pruebas para mantenerlo encerrado. En el mismo fallo, los jueces criticaron a Campagnoli por no haber producido dos medidas sobre la evidencia más fuerte en contra del Potocar: las pericias al cuaderno encontrado en la comisaría 35° donde se revelarían pagos a la Dirección General de Comisarías que Potocar dirigía y la toma de testimonios a los más de 30 comerciantes que habrían pagado coimas.

Potocar fue suspendido de su cargo como jefe de la Policía de la Ciudad el 22 de abril, acusado de formar parte de una asociación ilícita que extorsionaba a comerciantes. El desplazamiento fue realizado por el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, apenas 140 días después de que el policía asumiera en su nuevo rol.

El comisario estaba a cargo de la Dirección General de Comisarías de la Policía Federal y fue procesado el 10 de mayo por orden del mismo juez Farías.

Según la investigación a cargo del fiscal José María Campagnoli, en la Comisaría 35ª se registraba un sistema de recaudación espurio que consistía en extorsionar a comerciantes de la zona a cambio de “seguridad privilegiada”. También se sospechaba que se les pedía una cierta suma de dinero a los “trapitos” para permitirles trabajar en la calle.

En su momento, el propio Potocar rechazó cualquier tipo de acusación: “Soy una persona honorable. Todos vieron mi legajo y hoy veo que dicen que soy un monstruo social. Me dicen corrupto sin conocerme“, aseguró poco después de su suspensión.

El ex jefe de la Policía quedó detenido de manera preventiva pocos días después de su suspensión ya que, según el propio juez Farías, disponía de diversos medios para poder entorpecer la investigación.

Hasta la imputación del juez Farías y del fiscal Campagnoli, Potocar mantuvo una trayectoria ejemplar en las fuerzas de seguridad argentinas. En más de 35 años de carrera, pasó por áreas como Drogas Peligrosas, fue comisario de la dependencia Nº 17 de Recoleta y también actuó en la 1ª y la 3ª. Según los registros de la Cámara Criminal y Correccional de la calle Viamonte, no había estado involucrado en ninguna causa anterior.

La caída del ex jefe de las comisarías porteñas escondía una trama de numerosas irregularidades. Se cuestionó desde el contenido del famoso cuaderno encontrado en el allanamiento de la Comisaría 35ª hasta la denuncia anónima presentada por un gendarme en el Ministerio de Seguridad de la Nación.

De acuerdo al entorno del comisario, la causa puede ser parte de una trastienda política o de un conflicto interno en la Policía Federal, tras la división con la actual Policía de la Ciudad.

SN

Fuente: Infobae