Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Novillo intentó suicidarse en una confitería frente al Congreso

Marcelo Novillo, cuyo hijo Adrián fue muerto a golpes en una disco, intentó lanzarse de un andamio. La semana pasada fue absuelto el único imputado por la muerte de su hijo.

(CABA) Para Marcelo Novillo, todo se había vuelto demasiado. El lunes pasado, el padre de Cristian Adrián Novillo tuvo que ver cómo el Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil N°1 de Quilmes, integrado por los jueces Krasuk, Paccioretti y Consolo, absolvía a Leonel Luna, el único imputado por la violenta muerte de su hijo en junio de 2014 a la salida de la disco Super Club. Según diversos informes, una patota fue la responsable de molerlo a golpes: Adrián perdió la vida 14 días después a causa de sus heridas, luego de tres operaciones y un coma profundo.Tras el fallo del Tribunal, el crimen, a simple vista, quedaba impune: no quedaba nadie a quien culpar. Marcelo Novillo se había abocado con fuerza a lograr justicia para su hijo; días antes del fallo había iniciado una huelga de hambre, incluso llegó a treparse a la reja de la Casa de Gobierno y exigirle de frente a Aníbal Fernández que el caso se movilice. Ayer a la 1.20 AM, en la esquina de Rivadavia y Entre Ríos, Marcelo Novillo llegó a su punto límite: subido al andamio de la tradicional confitería El Molino, intentó quitarse la vida.

0013900102

Los efectivos de la Comisaría 6 hallaron a Marcelo en un evidente estado de nerviosismo, gritando que “si no se presentaban medios periodísticos iba a lanzarse al vacío”, según una fuente. Personal de Bomberos se encargó de bajarlo; una ambulancia del SAME lo trasladó al hospital Ramos Mejía para buscar calmarlo. Posteriormente, se abrió un expediente bajo la carátula de “tentativa de suicidio” en la Fiscalía de Instrucción N°13 a cargo del doctor Marcelo Roma.

En sí, el intento de Marcelo Novillo de quitarse la vida fue el desenlace de un camino cargado de tristes ribetes y de una cruzada singular para lograr que los culpables por la muerte de su hijo vayan a la cárcel. En julio último, denunció en la pantalla de Intratables que el ex ministro de Seguridad bonaerense Alejandro Granados le habría ofrecido 500 mil pesos para que se calle y no hable más del crimen de Adrián.

“Estoy de huelga de hambre por tiempo indeterminado porque la Justicia por 18 meses se rió de mí”, dijo al apostarse en los Tribunales quilmeños a mediados de este mes. Diversas ONG lo apoyaron, pero el Tribunal N°1 valoró que no había pruebas suficientes para acusar al imputado Luna. “Hay mensajes de texto que lo implican a él. Es una gran burla todo esto. A nosotros nos queda claro y estamos cerca de lo que le pasó a Adrián esa noche. Hay muchos nombres que empiezan a surgir. Esto va a impulsar otras investigaciones que hay pendientes”, dijo tras el veredicto Karina, la madre de Adrián, a una FM local. DD

Comentarios

Ingresa tu comentario